No siempre se vive por amor al arte

Por: Guillermo Montiel Payares*


Está claro que por amor al arte ningún artista subsiste, de algo o de alguien dependerán en algún momento para poder exponer las actitudes derivadas de la cultura; bastó entonces que un jovencito, desconocedor de la cultura Cordobesa tildara a Montería de “Pueblito Artesanal sin Artistas y Compositores”, para que nuestros máximos dirigentes pudieran reconocer la grandeza y lo nutrido del talento que inunda las calles de nuestro terruño, como dijo en una ocasión David Sánchez Juliao: “somos la región que más talento pare por kilómetro cuadrado”; a la larga deberíamos estar agradecidos, más que indignados con el niño del bigote extraño, porque gracias a su imprudente, desafortunado y desatinado cometario volvió la mirada a las personas que tantas momentos de alegría nos han brindado.

Un Rio de Artistas, Artesanos, Músicos y Compositores

Para poner en contexto a quienes desconocen un poco del tema, en nuestro departamento “viven de la música u otra manifestación artística”: 21 Agrupaciones Vallenatas, 36 Bandas de Porro, 13 Agrupaciones de Pitos y Tambores, 4 Orquestas y una Sinfónica, sin incluir en la selecta lista a decimeros, cuenteros, comparsas, bailarines y Licenciados en Música que cada semestre egresan de la Facultad de Educación de la Universidad de Córdoba.

Ahora bien, por qué la molestia de los involucrados en el arte con las cifras entregadas por la gobernación de Córdoba cuando anunció el pasado 29 de mayo que: “amparados en los lineamientos del Gobierno Nacional, se tomarían de los recursos provenientes del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a la telefonía $1.496 millones de pesos, los cuales beneficiarán a 3.118 Gestores Artísticos con subsidios por valor de $160.000 durante un período de tres meses consecutivos, es muy fácil, porque las cifras de personas que dependen de algún tipo de manifestación artística son más amplias y el valor de dicho subsidio resulta irrisorio frente a las necesidades reales de consumo de éste sector productivo de la sociedad.

Ahora bien, dónde está el dato inconcluso en la cifra de beneficiarios entregada por la Gobernación, sencillo, porque la clasificación de gestores artísticos no debe ser excluyente, es decir, ningún artista está en la capacidad logística de organizar un espectáculo o presentación sin la ayuda de terceros, por ejemplo, qué sería de la vida de todos ellos, sin las empresas que promocionan y organizan los eventos, los transportadores de sillas, mesas, sonido e instrumentos; los utileros y todos aquellos que indirectamente también resultan beneficiados: el vende mango, “el man” de las rosquitas, crispetas y la señora de los “fritos”.

Siendo así, el número de posibles beneficiarios se triplicaría y las necesidades se aumentarían exponencialmente; aclaro, que es admirable la intención de entregar los subsidios y entiendo también que el Gobernador no la ha tenido fácil, ya que debe priorizar entre gasto y la inversión social, con el agravante que el desembolso de los dineros públicos no es como “soplar y hacer botellas”, pero a ciencia cierta, el rubro a entregar termina siendo irrisorio y los artistas necesitan urgentemente de escenarios que les permita retornar a la vida productiva; no estoy sugiriendo o exigiendo nada regalado, por el contrario, está demostrado que a éstos luchadores el talento les ha permitido defenderse por sus propias manos, lo que queremos solicitar (porque así me lo han hecho saber), es que de manera flexible y controlada, aplicando todo tipo de protocolos de bioseguridad, los dejen volver a trabajar; Nada distinto, a de manera conjunta, se diseñen estrategias tendientes a que los mencionados Gestores puedan exponer nuevamente su talento y recibir a cambio una remuneración justa, coherente y consecuente; que no tengan que salir a pedir ayudas por las calurosas y polvorientas calles de la ciudad como quien vive de la caridad.

Un Concierto Virtual por la Música de Nuestros Músicos.

Ante las dificultades propias de la gestión pública, porque no estoy afirmando que los responsables del desembolso de los subsidios no estén haciendo lo correcto, ni mucho menos cuestionando la labor de los dirigentes, considero que es mejor actuar por iniciativa propia que esperar a que “llueva café en el campo”, por ello¸ y en respuesta a las conversaciones sostenidas con un gran número de integrantes de agrupaciones musicales, vislumbramos organizar un Evento Virtual denominado Un Concierto por la Música de Nuestros Músicos, en el cual, los grupos de artistas, que tengan acceso a tecnologías  suficientes para transmitir En Vivo en las plataformas digitales disponibles y cumplimiento de estrictos Protocolos de Bioseguridad, hagan exposición de su talento y en retribución a ello, empresas privadas, particulares y el Sector Público (si desea hacerlo), hagan aportes a través de cuentas bancarias dispuestas exclusivamente para tales fines, las cuales, muy al estilo Teletón, estarán sujetas a verificación de todos los aportantes.

Finalmente, el total del dinero recaudado se hará público y será distribuido equitativa e igualitariamente entre todos los Gestores que previamente se hayan inscrito en una base que tiene como único fin, cuantificar, identificar y corroborar el número de artistas y familias que dependen de cualquier tipo de expresión cultural propia de uno de los Valles más Fértiles del Mundo.

La Ñapita:

Afortunadamente para los mencionados gestores, es decir, para los que alcanzaron a inscribirse en las listas, el pasado día viernes empezó el desembolso de dichos subsidios, sin embargo, a otro número significativo de involucrados en la actividad musical no les llegará “una nota” de ese dinero,  tal y como reza el adagio popular propio de nuestra cultura, quedarán “como el ternero con la teta de la vaca”, así de sencillo, pasando dificultados, como dicen jocosamente nuestros músicos, “organizando marañitas”, acudiendo a la generosidad y a la ayuda de vecinos, familiares, empresarios, amigos y afortunadamente, de sus mismos colegas hasta que nuevamente, por amor remunerado al arte, nos vuelvan a inundar de melodías.



¿Qué opinas de esto?