Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

No más discriminación

Por: Juan Manuel Galán Históricamente la comunidad LGBTI (siglas que designan internacionalmente a hombres y mujeres homosexuales, bisexuales, transexuales e Intersexuales) ha sufrido tratos discriminatorios. El Congreso de la República no puede ser indiferente a esta realidad; por eso, esta semana radicamos una ponencia dirigida...


Por: Juan Manuel Galán

Históricamente la comunidad LGBTI (siglas que designan internacionalmente a hombres y mujeres homosexuales, bisexuales, transexuales e Intersexuales) ha sufrido tratos discriminatorios. El Congreso de la República no puede ser indiferente a esta realidad; por eso, esta semana radicamos una ponencia dirigida al reconocimiento de las garantías que la Constitución les ha dado. Nuestra tradición liberal y democrática en defensa de la igualdad de derechos y la libertad del ciudadano, nos impone una concepción que busque garantizar el bienestar de toda la población y mejorar su calidad de vida.

Como resultado de una discriminación que ha sido permanente, se han desencadenado mitos y falsos dilemas en torno a las parejas del mismo sexo que por ejemplo, consideran su orientación sexual como propia de seres patológicos o escatológicos o clasificarlos como ciudadanos de segunda categoría. Sin embargo, no hay evidencias que demuestren que la preferencia sexual es sinónimo de enfermedad o disminución de garantías constitucionales. Como respuesta a esto, la Corte Constitucional, reconoció la notable segregación entre unos ciudadanos y otros por su preferencia sexual. La Corte en su jurisprudencia exhortó al Congreso de la República a diseñar la debida regulación y protección de las personas que tienen una orientación diferente a la heterosexual. A pesar de ello, hasta la fecha, no se ha cumplido con lo estipulado, dejando un vacío jurídico y un campo de desprotección legal para esta comunidad.

Creemos que el Congreso de la República, no puede abandonar su función legislativa y por el contrario, debe avanzar en dar respuestas justas e inclusivas a los desafíos que las sociedades y los gobiernos enfrentan. Las políticas, leyes y programas de gobierno son la materialización de esas respuestas que deben estar dirigidas a mejorar el bienestar de los ciudadanos en lugar de disminuir o comprometer sus libertades.

Por todo esto, es importante iniciar un debate público sobre los dilemas políticos que enfrenta el Congreso de la República y ayudar a los ciudadanos a entender de manera mesurada, la controversia.  Esperamos que este nuevo proyecto, provoque un debate que supere las expectativas y trascienda hacia un ejercicio progresista para defender los principios de igualdad, equidad, y transformar desde ahí las realidades democráticas de los colombianos. Solo así, podremos mirar al futuro a través de reformas legislativas que nos permitan ser guardianes de las libertades y los derechos que gozamos, en el marco de una democracia auténtica.



¿Qué opinas de esto?