Mucho humo

Por: Ana Paola Martínez de la Ossa


Evidentemente los negocios necesitan adaptarse a esta nueva realidad volcándose a la virtualidad. Es imperante comunicar a través de las plataformas digitales para continuar vivos. En su búsqueda, los interesados recurren con urgencia a quienes se supone que dominan el tema: mercadeo, comunicaciones, plataformas digitales, y justo ahí entra el spanglish -el humo- y hace lo suyo.

Si usted quiere dar con alguien que realmente lo apoye en ese sentido, sospeche de todo aquel que vaya por ahí autoproclamándose “erudito digital”. Revise bien el perfil y la experiencia de la gente que busca para que lo asesore en estos temas.

Mire, los ecosistemas digitales son cambiantes, demandan conocimientos multidisciplinarios y aquí nadie se las sabe todas. Que la labia y el glosario trillado de extranjerismos no lo confunda; que sea la ejecución la que llene sus expectativas.

Crear contenidos no es fácil, se necesita una intuición afinada, olfato periodístico y comercial para saber qué funciona y qué no, y para volver a intentarlo. Nada de eso se aprende en 5 minutos o con un número elevado de seguidores en Instagram o Facebook. De hecho, este es más un trabajo colectivo que requiere tiempo y pasión por comunicar, y por comunicar no solo a través de esas dos redes sociales.

Así que preste especial atención a la trayectoria que tiene su potencial aliado en comunicación digital. Confirme que realmente sea un “inquieto digital” y no un personaje hecho a base de ‘carreta’.

Ahora bien, no es un secreto, hay gente muy talentosa que puede serle de mucha ayuda, y su reputación la ha conseguido con resultados fehacientes, equivocándose, aprendiendo de nuevo, y no con humo. Lo que digo es: pilas con la mediocridad, saber usar herramientas digitales no hace a nadie “consultor” o “experto en marketing digital”.

En esta época todos estamos experimentando y es bastante improbable encontrar gurús en el tema, confirme que el elegido para acompañarlo en ese camino de verdad ame comunicar y ame hacerlo con humildad.



¿Qué opinas de esto?