Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Montería se está transformando

Opinión | Por Marcos Velásquez.


WHISKY

La barbería ya no está ubicada en la acera de la calle donde la conocí. Las transformaciones urbanas hicieron que los obreros de la cuchilla y la tijera se recogieran y fueran reubicados. Ahora están en la mitad de la cuadra de la segunda entre 33 y 34, dentro del Centro Comercial Las Tiendas.

El local no está mal. La atención es muy buena. Aún está el barbero. Jorge Luis, y a lo lejos, en otra de las ocho sillas que alcancé a contar, está Jandi, su compañero de antes, porque ahora tiene muchos compañeros, música de ambiente, asistentes muy amables que le brindan a uno el servicio de lavarle el pelo, y hasta de hacerle un masaje relajante en la cabeza si uno quiere, después de la motilada.

En fin, todo está muy bien, ahora hay más espacio y más gente. Incluso, hay un Futbolito y un balón de Futbol que, lo usa casi siempre uno de los barberos más jóvenes cuando no tiene clientes, para dominar el balón por todo el espacio.

Poco se habla. Todo el mundo está en lo suyo. Al estar todos en un mismo espacio y bajo una sola mirada de supervisión, ya no se habla, no se ríe y por ende, no se debate.

Ahora, el incremento de servicios y las comodidades, han enfriado el calor de la palabra, empujando hasta los clientes, a que se centren en sus propios pensamientos, con la particularidad de que al haberse transformado el espacio y cobrar un nuevo ambiente, las reflexiones personales no tengan cabida en ese lugar.

Es una sensación extraña. Cuando estaban Jorge Luis y Jandi en el contenedor, había más movimiento, debates, puntos de vista, en otros términos, la palabra estaba en acción. Ahora solo hay silencio, un ambiente cómodo y poca interacción.

En otro lugar, en una tienda de barrio, el tendero está preocupado. Por su discurso, intuyo que votó por Petro. Y por sus señalamientos, noto la ira que lo carcome con la conformación del gabinete del nuevo gobierno. Él plantea que la derecha se va a encargar de hacer “la Venezuela a la colombiana”, donde quienes están en el poder serán los únicos que están bien, y el pueblo, se las tendrá que arreglar con “chupar rueda” y sobre vivir.

Con todo, estimo que nadie nota que la ciudad de Montería se está transformando. Que está mejorando sus espacios, es cada vez más limpia en sus calles y andenes, tiene un halo de ciudad en ciernes de urbe del Siglo 21. Que todos los cambios tienen un proceso de adaptación, una ganancia y una perdida.

Se terminó el mundial y estamos volviendo a la cotidianidad. Tenemos entonces una responsabilidad. O elegimos ver las cosas buenas que nos ofrece la transformación de la ciudad y le damos una oportunidad al nuevo gobierno, o seguimos insistiendo en la informalidad y nos perdemos de las comodidades por sentirnos ajenos a ellas, cuando la calidad del servicio es permitir que el cliente o el usuario disfrute de la comodidad.

Twitter:
@MARCOS_V_M



¿Qué opinas de esto?