¿Miedo o pandemia? Una reflexión sobre el Coronavirus Covid-19

Por: William Mercado Echenique


Cada vez que nos enfrentamos a lo desconocido, la primera sensación que nos embarga es el miedo, ese que se siente cuando se viaja por primera vez, al ingresar a la universidad, incluso en algo que aparentemente es muy simple: el cambio de ciudad o domicilio.

Desde que se encendieron las alarmas por el tenebroso descubrimiento del nuevo miembro de la familia del coronavirus o Covid19, el terror ha ido escalando de manera acelerada a nivel internacional.

Vivimos en un mundo hiperconectado, haciendo referencia a la facilidad y rapidez con la que diariamente miles de personas pueden trasladarse desde cualquier lugar del mundo hacia otro, volviendo casi que incontenible la propagación de virus de alta probabilidad de contagio y letalidad.

La mayoría de las personas reaccionan con temor ante la posibilidad de entrar en contacto con el virus y terminar contagiados, así como se vio en los días pasados en Ucrania, cuando un grupo de ocho argentinos fueron trasladados de Wuhan hacia la ciudad de Kiev en Ucrania, para recibir la atención que requerían de acuerdo con los protocolos en ese país, y fueron recibidos por sus pobladores con piedras que fueron lanzadas al bus en el que eran transportados.

Cabe resaltar que ninguno de los ciudadanos argentinos había presentado síntomas, se sometieron a controles a su salida y llegada y los resultados fueron negativos para todos. La renuencia en este caso, pasó del instinto de supervivencia y autocuidado, a la agresión y total falta de solidaridad.

A pesar de las dificultades del sistema de salud colombiano, el país ha demostrado grandes fortalezas cuando se trata de prepararse, contener y atender estas situaciones que generan alarma mundial. Lo cual ha quedado demostrado cuando se han presentado epidemias, tal y como se vivió con la llegada del AH1N1, cuya proliferación y expansión fueron vertiginosas, incluso dejando a su paso mayor número de decesos.

A la fecha en el país se ha descartado la presencia de personas contagiadas, después de haber sido sometidos a las pruebas de laboratorio necesarias para la confirmación de la presencia del virus, sin embargo, el terror sigue creciendo entre la gente, haciendo cada vez más inmanejable las construcciones colectivas de mortalidad que nos acechan en la actualidad; muchos lo ven como la llegada del apocalipsis.

Ante todo, lo primero es mantener la calma y actuar conforme a lo que nos muestra la realidad: la tasa de letalidad de gripa de SARS, MERS y de ébola, ha superado notablemente, las cifras actuales de la que ha sido ocasionada por la presencia del coronavirus. Al parecer es más mortal el miedo que llegamos a sentir frente la probabilidad de que se presente una pandemia, que a la de su propio padecimiento.

Seguir las recomendaciones de autocuidado para prevenir el contagio, así como de las precauciones que se deben tener si se llegara a confirmar el diagnóstico, es fundamental. Tener conciencia de la real gravedad de la situación, es primordial para impedir que el miedo nos supere y nos haga generar una pandemia que sea más producto de una construcción colectiva alimentada diariamente por la cantidad de información a la que estamos expuestos diariamente.



¿Qué opinas de esto?