Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Maite, la nueva integrante

Por: William Mercado Echenique


Opinión. Como si los componentes y siglas con las que se identifican las políticas, estrategias y herramientas de operación del sistema, no fueran suficientes, el Ministro de Salud y Protección Social, ha considerado absolutamente indispensable integrar una más, con el fin de que la atención en salud para la población sea lo más ajustada posible, a las costumbres y necesidades de los territorios.

De esta forma llega a la extensa familia de normas, el Modelo de Acción Integral Territorial – MAITE, que tiene por objeto la modificación de la de la Política de Atención Integral de Salud -PAIS en lo que tiene que ver con el Marco Operacional de la misma, en la búsqueda de que se alcancen los mejores resultados en salud, mediante la atención de calidad centrada en las personas, familia y comunidades.

De acuerdo con lo descrito en el borrador publicado para revisión y comentarios, el Modelo de Acción Integral Territorial – MAITE, tiene en cuenta lo ya planteado y regulado sobre el Modelo Integral de Atención en Salud – MIAS.

El Modelo de Acción Integral Territorial busca el impulso de acciones que posibiliten la gestión de la salud pública, en articulación con una adecuada prestación de servicios de salud en cada territorio, centrado en la atención primaria en salud – APS, “con enfoque de salud familiar y comunitaria, el cuidado, la gestión integral del riesgo y el enfoque diferencial para los distintos territorios y poblaciones.

Esta estrategia permite la articulación y armonización del aseguramiento, la prestación de servicios de salud y el desarrollo de las políticas a través de las acciones en salud pública de acuerdo con la situación de salud de las personas, familias y comunidades, soportada en procesos de gestión social y política de carácter intersectorial y participativa, las cuales deben aplicarse teniendo en cuenta las características particulares de cada uno de los contextos poblacionales y territoriales”.

Este es un planteamiento que se puso durante muchos años sobre la mesa, sin que se lograra su materialización, pues uno de los obstáculos que siempre se encontró fue la forma de volver aplicable la desestandarización de los procesos de atención en salud, conforme a las necesidades identificadas de cada territorio, toda vez que esto suponía la existencia de múltiples modelos de atención, y en consecuencia la reglamentación variaría de acuerdo con el aprobado para cada comunidad.

Pese a que, en el borrador publicado de la mencionada resolución, se trata en algunos de sus apartes lo relacionado con la operación del Modelo de Acción Integral Territorial, no es clara la forma en que estos se podrán implementar en las comunidades o cuáles serán los requisitos que darán la connotación de territorio.

La responsabilidad de La implementación del Modelo de Acción Integral Territorial – MAITE, según lo señalado en la Resolución proyectada recae sobre “las Entidades Territoriales, las Entidades Administradoras de Planes de Beneficios, los Prestadores de Servicios de Salud de naturaleza pública, privada o mixta y de las demás entidades que tengan a su cargo acciones en salud, relacionadas con la promoción, mantenimiento de la salud, prevención de la enfermedad, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y paliación y muerte digna. Las entidades territoriales ejercerán el liderazgo en su jurisdicción y articularán con los demás actores los mecanismos para dicha implementación”.

La historia ha demostrado una y otra vez que los entes territoriales carecen de las herramientas, recurso humano idóneo y suficiente y capacidad resolutiva; que el sistema de salud colombiano no ha podido, en ninguna circunstancia trabajar de manera engranada, pues sus actores siempre terminan actuando como islas, más que todo en la búsqueda de beneficios particulares, llevando al traste más de una iniciativa en el mismo sentido.

No se entiende entonces la inminencia de incluir una arista más al ya complejo sistema de salud existente, cuando aún se encuentra en curso la implementación de tantas exigencias normativas vigentes, adicionando una regla más, sin que hasta ahora quienes hacen parte de este, logren entender del todo, hacia dónde se pretende llegar en materia de salud.

En espera de que esta nueva iniciativa no sea otro saludo a la bandera, y que de verdad el Modelo de Acción Integral Territorial, logre llevar la atención en salud que los colombianos necesitamos, ajustada a las necesidades reales de las comunidades, se le da bienvenida a la nuevo miembro del sistema de salud del país.



¿Qué opinas de esto?