Los amigos

Por: Marta Sáenz Correa


Opinión. Las relaciones entre los seres humanos representan el más grande desafío para el individuo; por lo cual, formar una relación sólida y duradera tanto en el ámbito de la amistad como en el de pareja, se convierte en un reto difícil de alcanzar.

La amistad es una de las más nobles y desinteresadas formas de afecto que una persona pueda sentir por otra; un sentimiento basado en emociones y, como tal, no se atrapa, sino que se construye, afirma el médico siquiatra Jorge Téllez.

Los amigos son grandes tesoros, y regalos que nos hemos hecho a nosotros mismos para que nuestra existencia sea más placentera, divertida y gratificante; compañeros de vida que, sin compartir ningún grado de consanguinidad, nos aceptan tal y como somos, y nos quieren con nuestras virtudes y defectos. Los amigos son incapaces de engañarse unos a otros, suelen ser extremadamente sinceros y decirse las cosas tal, como las ven y las sienten; siempre están dispuestos a confiarse secretos, darse buenos consejos, escucharse, comprenderse y apoyarse. Y, los que realmente quieren lo mejor para ti, no esperan algún tipo de recompensa por su amistad, brindan su amistad y sirven, simplemente porque te quieren y se preocupan por tu bienestar.

Lea también  El mapalé, su origen y su festival 2020

Un amigo es un familiar que uno mismo elige, que siempre tendrá las puertas abiertas para su amigo, no lo abandonará, ni se alejará de él en los momentos difíciles. Un amigo no guarda resentimientos por eventos del pasado; no espera el momento adecuado para recordarte cuando te has equivocado, sino que perdona y olvida, y te pide perdón cuando ha errado; nunca te aconsejará a hacer algo que te pueda dañar o perjudicar, y si sabe que estás tomando un mal paso, te lo dirá a tiempo.

Una relación gratificante se edifica sobre los principios de la sinceridad, honestidad, lealtad y confianza. Lo importante para cultivar una amistad que lleve implícito un sentimiento de compañerismo, lealtad y respeto es averiguar las cualidades y los defectos de la otra persona, es decir conocer y entender al otro, y determinar lo que la otra persona puede aportar a la relación y en qué medida usted está dispuesta a retribuirla.

Lea también  La importancia de ser uno mismo

Por lo cual, debemos escoger muy bien a nuestros amigos, preferiblemente que sean personas positivas y optimistas, y mantenernos lejos de las que están llenas de excusas y que poco a poco destruyen tus creencias, logros, y planes futuros. Si eres sabio y escoges bien a tus amigos, todo esto podrá ser muy diferente, pues si las personas que elegiste como amigos son ganadoras, tu trayectoria para lograr el éxito y mejorar tu estilo de vida será mucho más fácil y corta.

Para destacar:

“Cuando la voz de un enemigo acusa, el silencio de un amigo condena”. Ana de Austria.



¿Qué opinas de esto?