Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Llamado a la Fraternidad


Por: Marta Sáenz Correa
Por: Marta Sáenz Correa

Esta época de tantas dificultades, es el momento oportuno para aunar esfuerzos que generen cambios de conducta hacia una vida acorde con el respeto, y hacer un llamado a la fraternidad.

La fraternidad, es entendida como el lazo indestructible que nos une con nuestros semejantes por intereses comunes, que sin implicar condición alguna es la expresión del alma y la manifestación libre del amor hacia nuestros semejantes, sin importar nuestras creencias, ideologías, gustos o posición social. También, la podemos definir como un sentimiento que proviene del alma, a un nivel más elevado que el de la amistad; la amistad implica el conocimiento mutuo entre dos seres humanos, y está condicionada a que exista cierta correspondencia, afinidad de carácter, de pensamiento, de gustos y aficiones, etc., pero por su naturaleza, tan frágil, es un lazo que nos une con nuestros semejantes, que puede romperse a veces por una mínima discrepancia, por lo que es menester cultivarla con sutileza.

La fraternidad no es un asunto trillado ni mucho menos una moda, y su ausencia en la conducta humana ha traído males de los cuales todos somos víctimas, y traerá más sino practicamos esta norma moral. La humanidad desprovista de fraternidad genera odios y va creando una sociedad insensible, indiferente, ciega ante el dolor y el sufrimiento de nuestros semejantes. La fraternidad crea conductas que llevan a un estado de mayor armonía entre los hombres y su medio, que se refleja en actos de amor y de servicio.

El Papa Francisco ha reiterado la importancia del vínculo fraternal que se forma en familia entre los hijos: “si sucede en un clima de apertura hacia los demás, es la gran escuela de libertad y de paz. En familia, entre los hermanos se aprende la convivencia humana, como se debe vivir en sociedad. Quizás no siempre somos conscientes, pero es precisamente la familia la que introduce la fraternidad en el mundo”. También resaltó el Papa: “la atención, la paciencia, el afecto del que están rodeados los hermanos más débiles, enfermos o discapacitados, que hacen que la fraternidad en la familia brille de modo especial. Tener un hermano, una hermana que te quiere es una experiencia fuerte, impagable, insustituible, afirmó Francisco”.

Por último, es necesario reconocer que es muy fácil practicar la anti-fraternidad y dar rienda suelta al egoísmo, por lo que se requiere un compromiso sincero con nuestros semejantes. Se debe trabajar desde la familia para que desde pequeños aprendamos a reconocer la dignidad del otro, de nuestros compañeros de clase, vecinos, familiares, y todos los que les rodean, entendiendo que no depende del comportamiento del otro para conmigo, y construyamos una sociedad mas fraterna.

PARA DESTACAR:
“Hemos venido a este mundo como hermanos, pues, dándonos la mano y no uno detrás del otro” -William Shakespeare.



¿Qué opinas de esto?