Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Las mujeres cordobesas y la lucha por sus derechos

Por: Lina Arrieta - Corporación Oriana.


La historia ha sido contada y escrita mayoritariamente por los hombres y, desde esa, su visión androcéntrica, ha dejado por fuera, invisibilizando hechos, situaciones e impactos logrados por mujeres en la conquista por sus derechos y por reivindicaciones colectivas.

La tierra, recurso ligado profundamente a la vida de las mujeres, ha sido uno de los motivos que impulsaron la defensa de sus derechos a la tenencia de la misma. Córdoba no puede ser mencionado en este tema sin referenciar  lo que fue este proceso dado de la mano de muchas mujeres de Sucre y Antioquia. Muy soslayadamente y sin exaltar el liderazgo de las mujeres en la lucha por la tierra, encontramos algunos registros sobre lo que fue este proceso en estos departamentos. Es así como nos encontramos con nombres que posiblemente muy pocas personas conocen o recuerdan, tales como Juana Julia Guzmán (Córdoba), Felicita Campos (Sucre) y Betsabé Espinosa (Antioquia), para mencionar solo algunas. No se habla en la historia de sus capacidades, arrojo y valentía, en un medio en el que las mujeres teníamos restringidos la mayoría de  nuestros derechos. Así lo narra, el investigador e historiador, Víctor Negrete Barrera, en su documento: “Córdoba entre la lucha campesina por la tierra y el despojo”, octubre 2016: …”Después de varios años de intensa labor, el 22 de abril de 1918 constituyeron la Sociedad de Obreros y Artesanos de Montería y el 9 de agosto de 1919 la Sociedad de obreras Redención de la mujer, bajo la dirección de Juana Julia Guzmán”. Si bien valoramos el aporte histórico del mismo, consideramos importante que se hubiese investigado y referenciado más detalles sobre la vida y obra de esta valiosa mujer, campesina, líder en un ambiente exclusivo de hombres.

En esa dinámica y con escasos registros de las condiciones en que muchas mujeres cordobesas, campesinas la mayoría, quiero resaltar la obra de ellas, dando a conocer la importancia que su trabajo  merece, dado que gracias a este se dieron significativos avances en el reconocimientos de su derecho a la tenencia de la  tierra, tanto en Córdoba, como en Sucre. Luego de varias décadas y en una nueva dinámica del conflicto, muchas de esas tierras fueron despojadas, pero eso hace parte de otro tema.

“Necesitamos (…) dar a conocer estas cosas, porque si nos silencian, ahí sí que nos van a ganar la buena batalla que nosotras estamos peleando. Si nos silencian, si no se dan a conocer estas cosas. Si no pasamos a la historia, es como si no hubiéramos vivido, yo creo que tenemos derecho a pasar a la historia, como guerreras, pero guerreras de paz, guerreras de lucha… (Mujer adulta, campesina, desplazada, líder, Córdoba, septiembre de  2009).[1]

En la historia de la lucha de mujeres cordobesas, por sus derechos, es casi obligatorio mencionar una iniciativa  surgida en la década de los años 70, el Grupo Femenino María Cano, integrado por mujeres de diferentes profesiones y oficios, cuyo objetivo principal era reivindicar los derechos de las mujeres, especialmente  laborales y  sexuales y reproductivos, en ese entonces, escasamente reconocidos y muy pisoteados.  En la década del 80, se retoma lo dejado por el grupo María Cano, perfilándose como un gran Movimiento Cívico, que agrupó a mujeres de diferentes sectores y disciplinas, quienes buscaban incidencia y participación en las instancias de poder buscando con ello políticas públicas que permitieran mejorar las condiciones sociales, económicas y políticas de las mujeres cordobesas.

Este impulso se vio menguado por la agudización del conflicto armado, pero no obstante  la arremetida contra el movimiento social, este grupo se  fortalece y surge la Corporación María Cano, impulsando la organización de  mujeres desplazadas, principalmente. Fue gestora de la titulación, por primera vez, de tierras a mujeres Valle Encantado así como la organización de mujeres desplazadas, reubicadas por Incora en las fincas Nuevo Horizonte y El Quindío.

Fueron innumerables campañas, plantones, foros, conversatorios y marchas lideradas por Corporación María (hoy Corporación Oriana) y varias organizaciones de mujeres, generando la necesidad de la creación de la Secretaria de Mujer y Género, impulsada por la gestora social de entonces y hoy convertida en una pequeña oficina para mujeres, niñez y población adulta.

Podríamos mencionar sucesos valiosos de participación e incidencia de muchas mujeres cordobesas que han impactado la vida social, política, cultural y productiva de Colombia, en los que podemos visibilizar aportes muy importantes que ellas hicieron a pesar de la hegemonía masculina; necesitamos trascender el silencio, el acallamiento de las voces de las mujeres, reconstruir la historia desde la óptica y visión femenina, volver a escribir la historia… ¡Nuestra historia!

[1] Centro Nacional de Memoria Histórica. La tierra en disputa. Memorias del despojo y resistencias campesinas en la costa Caribe  1960 – 2010. Resumen. Bogotá: CNMH, 2014.



¿Qué opinas de esto?