La violencia doméstica no entró en cuarentena

Por: Ana Paola Martínez


Opinión. La violencia doméstica no entró en cuarentena. Los testigos tenemos el deber moral de ayudar a las mujeres, niños, niñas y adolescentes que desde casa son víctimas y presas del miedo. Los agresores están al acecho y cuando se trata de prevenir esto nos toca a todos. Un informe publicado por ONU mujeres hace un par de semanas indica que en cuarentena la violencia contra la mujer incrementó en un 25% en todo el mundo. ¿Qué hacer en ese caso?

En el país, las comisarías de Familia no han parado, han estado funcionando 24/7, redoblando esfuerzos y cumpliendo la ruta de atención para proteger a las mujeres, niños, niñas y adolescentes que son víctimas de violencia en el hogar, sin embargo, cuando se está en casa con el agresor difícilmente se puede denunciar.

Luz Piedad Arteaga, comisaria de Familia de Montería, asegura que el aumento significativo de casos de violencia en el contexto doméstico ha sido especialmente en las tipificaciones de violencia de género y maltrato infantil. En Montería, las estadísticas muestran un aumento en la zona de Cantaclaro, Villa Cielo y Nueva Esperanza; y en la zona rural de Santa Lucía y Leticia, pero en general estos casos están dispersos en toda la ciudad y en todos los estratos.

“En esta cuarentena la violencia ha tocado principalmente a las mujeres y a los niños, quienes se ven sometidos al maltratador, que ataca y vulnera su tranquilidad. El dolor más grande lo sufren los niños al ver a sus padres en esa situación. Muchas mujeres están en casa junto a su enemigo, con miedo a que las agreda física, verbal o psicológicamente en cualquier momento; muchos niños presencian estas discusiones y ataques continuos: cuadros de violencia intrafamiliar”, Luz Piedad Arteaga.

De los casos recibidos en la Comisaría de Familia de Montería, en una tasa de 50, 35 son prolongaciones de violencia antigua; el resto son situaciones nuevas de violencia que salieron a flote en la cuarentena, propiciadas –por ejemplo- por el machismo y por el factor económico, donde uno o varios de los miembros del hogar han dejado de producir. En las últimas semanas a la Comisaría de Familia de Montería han llegado 27 casos de violencia doméstica, de los cuales 7 se concretaron en denuncias y el resto llegaron a imposición de medidas de protección por violencia intrafamiliar. A la fecha se han ordenado 6 medidas de protección consistentes en desalojo del agresor (del lugar en el que convive con la víctima), establecidas también en la cuarentena.

Ante los episodios de violencia doméstica, las víctimas y los testigos disponemos de las líneas 122, 155, 123, 141 y 0180000919748, así como del correo denunciaanonima@fiscalia.gov.co. En Montería también está la línea de la Comisaría de Familia de consultas y denuncias por WhatsApp: 3215393057.

Si conocemos un caso, contactémonos a las líneas mencionadas. Los agresores quedarán vinculados inmediatamente a un proceso judicial o administrativo, la víctima o las víctimas recibirán acompañamiento con medidas de protección policiva, intervención psicológica y soporte legal para la garantía de sus derechos. La Comisaría de Familia, La Policía Nacional, la Policía de Infancia y Adolescencia, la Fiscalía General de la Nación, la Secretaría de Gobierno, todos los que están en la ruta han incrementado su alianza de atención para actuar oportuna y rápidamente, pero el primer paso lo damos nosotros denunciando, no podemos ser indiferentes.

“Estamos trabajando incansablemente en estos procesos: con apoyo psicológico fortalecemos la autoestima de la víctima para que no se repitan estas situaciones en su vida y a los agresores les enseñamos el manejo de su rol en la sociedad y en la familia, sin machismos y sin lucha de poderes, como nuevas masculinidades. Nos estamos ocupando de víctimas y victimarios para romper los ciclos de violencia”, Luz Piedad Arteaga.

Entendamos que no para todos estar en casa significa estar a salvo. En cuarentena muchas mujeres están a merced de sus torturadores o maltratadores las 24 horas del día, no cuentan con el apoyo de personas de confianza: están más aisladas y son más vulnerables. Ante la violencia doméstica no podemos lavarnos las manos ni usar tapabocas, lo mejor es denunciar.


Escuchar este artículo.

¿Qué opinas de esto?