Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La Revolución Digital

Por: Marcos Velásquez.


WHISKY

La Revolución Digital tuvo sus inicios antes de 1990, sin embargo, a partir de la World Wide Web (WWW) o red informática mundial, el sistema de distribución de documentos de hipertexto o hipermedia interconectados, accesibles a través de Internet, que con el apoyo de un navegador web, una persona llamada usuario, puede apreciar sitios web compuestos de páginas web que pueden contener texto, imagen, vídeo u otros contenidos multimedia y navegar a través de esas páginas usando hiperenlaces, dio origen a un estilo de pensar que aún no dominamos, a pesar de estar inmersos en él.

Esta Revolución ha causado una disrupción, una interrupción súbita del mundo que conocíamos tal como lo legó la Revolución Industrial. A partir de 1990, con la WWW, los estilos de pensar se transformaron de manera abrupta gracias a la información, a su accesibilidad y las dinámicas de la comunicación que ello creó.

Se puede decir que con la Revolución Digital surge la comunicación digital, la cual se caracteriza por la interacción, la participación, en una palabra más cercana al imaginario que aún nos acompaña, la conversación entre usuarios de la red informática mundial.

Con ello afloran los cambios de percepción de las jerarquías. En la WWW, quien habla es un usuario más que opina sobre el tema que se está platicando y cualquiera puede hacer un aporte significativo que permite que otros se animen a participar en la conversación.

Así mismo, el conocimiento dejó de ser especialidad de los expertos. El conocimiento está expuesto al servicio de todos, lo que empujó a la dinámica del trabajo colaborativo, aquel donde cada uno de los que sabe de un tema, puede aportar en un equipo de trabajo, para mejorar, perfeccionar o depurar el objeto de trabajo en cuestión.

También el comercio cambió. Ahora es directo, estratégico y por las reglas del nuevo mercado, más honesto y exigente. El discurso que domina la Revolución Digital es el del marketing. Quien no lo hable, está por fuera de las lógicas del mercado.

De igual modo, la comunicación digital descuelló las dinámicas de las relaciones de pareja. Se dio apertura al imaginario, a las múltiples posibilidades de relaciones e interacciones entre estas en la red, permitiendo que la Torre de Babel de los idiomas no fuera un obstáculo para las pesquisas del amor.

Jerarquías, conocimiento, comercio y relaciones de pareja ya no son como se conocieron en el Siglo 20. Ahora tienen una dinámica más directa, celérica y concreta. Caracteriza a la comunicación digital la inmediatez, algo que cuesta a quienes se encargan de realizar procesos, más cuando no se ha asumido que la Revolución Digital, al globalizar la comunicación, la inscribió en el tiempo real. Todo se da en el momento presente, lo que hace que el pasado se olvide más rápidamente.

Estas particularidades de la Revolución Digital hacen que se cuestione nuestro estilo de pensar, dado que dichos cambios trastocan nuestras formas de habitar. Muchos espacios ya no son necesarios, siempre y cuando se esté en la red.

El imaginario ha cambiado. Que no nos hayamos percatado de ello, o que nos cueste asumirlo, no nos exime de las nuevas dinámicas sociales. Por tanto, solo me cuestiono si ¿Hago parte del Siglo 20 o ya he empezado a asimilar la Revolución Digital?

Twitter:
@MARCOS_V_M



¿Qué opinas de esto?

¿Qué opinas de esto?