Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La importancia de la puntualidad

Opinión/ Por: Marta Sáenz Correa.


Opinión / Por: Marta Sáenz Correa.

Ser puntual deberá considerarse como algo natural porque es una norma de cortesía, es saber comportarse. Una persona puntual demuestra que le interesan los demás, cuando se asegura de ejercer una planificación para cumplir con todos sus compromisos. Recuerda que respetar el tiempo de los demás demuestra un gran auto respeto y es básico para lograr relaciones sociales sanas. Solo se acepta la impuntualidad si se informa previamente.

La persona puntual respeta al prójimo, llega a acuerdos, confía en sí misma, es educada, empática y amigable; hace sentir a los demás que son personas importantes y ofrece una imagen integra de su persona, creando una sinergia positiva en sus relaciones personales. Por su parte, la persona impuntual es poco considerada con los demás, poco amigable, tal vez egoísta, y son personas que no buscan soluciones, no controlan el tiempo ni, posiblemente su vida.

Una de cada cinco personas tienen problemas con la puntualidad. Científicos realizaron varios estudios para comprender sus causas, y concluyeron que la impuntualidad esconde factores biológicos, psicológicos y sociales. Hay estudios que señalan que cada individuo posee una tasa metabólica, indicada por factores fisiológicos y medioambientales, denominado tiempo interno. En ese sentido, las personas con un tiempo interno elevado predicen con mayor prematura el paso del tiempo; por el contrario, las que cuentan con tiempos internos bajos, subestiman el transcurrir de este. En muchas ocasiones las personas con baja autoestima utilizan la impuntualidad como medio de eludir responsabilidades, desvalorizándose personalmente.

¿Qué puede estar expresando con su comportamiento alguien que siempre se hace esperar? La médica psiquiatra y psicoanalista Elsa Wolfberg, docente de la Universidad de Buenos Aires considera que una persona puede ser impuntual por varias razones:  baja autoestima, cree que lo que aportara no será suficiente o de poca calidad y por ello busca acortar el tiempo; haber sido relegado, tratado con destiempo en su historia personal; tener alta ambivalencia hacia la persona con la que debe encontrarse o por la actividad que tiene que efectuar; agendar más compromisos de los que realmente puede cumplir; pensar que hacerse esperar lo vuelve más importante; o,  padecer de rebeldías no encausadas, se pelea con normas y relojes para demostrar que está más allá de las pautas consensuadas.

Organizarse es la primera regla para respetar el tiempo de los demás. La puntualidad no es un rasgo de la personalidad, sino un buen habito que forma parte del orden. Comienza siendo puntual con los pequeños compromisos, luego hazlo con objetivos más grandes.  Recuerda que la puntualidad no solo consiste en llegar a tiempo a las reuniones, sino también apegarte al cumplimiento de objetivos que se vinculan a tu plan de desarrollo personal.

PARA DESTACAR

“Mejor tres horas demasiado pronto que un minuto demasiado tarde”. William Shakespeare



¿Qué opinas de esto?