Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La bondad nos hace mejores personas

Opinión/ Por: Marta Sáenz Correa.


Opinión/ Por: Marta Saenz.

Vivimos en un mundo altamente competitivo, en el que prevalece el egoísmo y el individualismo, por lo cual vale la pena recordar la bondad, como acto de dar a lo demás desinteresadamente. La práctica de la bondad está emparentada psicológicamente con alcanzar la felicidad real y duradera. La bondad que produce felicidad es la que se realiza y se experimenta espontánea y naturalmente, dejando a un lado la búsqueda de recompensa o gratificación, y con el convencimiento que gracias a los actos propios se está haciendo feliz a un tercero.

La bondad mejora la vida de los que la reciben, y se relaciona con valores como solidaridad, generosidad, amor, unión y felicidad. Según los expertos, es una mezcla de cualidades como la calidez, la confianza, la paciencia, la gratitud y la lealtad. El único propósito de la bondad debe ser el deseo de ayudar, siendo generosos y atentos con la otra persona. Una persona bondadosa tiene una cálida sensación de bienestar interior; te hace digno de confianza ante personas y situaciones; aprende a ser benevolente, conciliador y considerado, y trasmite energía positiva a otras personas.

La autora inglesa Bernadette Russell, en su libro The Little Book of Kidness, enfatiza que los seres humanos hemos olvidado que “la Bondad es la clave para vivir más y mejor”, señalando que la bondad se expresa en acciones pequeñas y grandes desde ayudar a alguien con una dirección hasta salvar a una persona de ahogarse. La autora indica que la bondad es una expresión de fortaleza y no de debilidad, pues requiere de mucho coraje responder al odio con amor y al miedo con esperanza

Russell también plantea que no solo es importante ser bondadosos con las otras personas, también hay que serlo con la madre naturaleza. La gente que compra mucho puede hacer un acto de bondad al limitarse a consumir solo lo estrictamente esencial. Comer carne una sola vez a la semana es de gran ayuda para el medioambiente, así como economizar agua. Russell cree que cada pequeño acto de bondad transforma el mundo, siendo la actitud más económica y a la vez más elemental que existe porque si se practica el individuo se siente mejor. En ese sentido no es un lujo, sino una necesidad.

Para finalizar, la escritora entrega algunos pasos para ser bondadosos con nosotros mismos como ser consciente de la voz interior que lo critica por cualquier cosa, tratar de no compararse con los demás, y si alguien le dice algo bonito, agradézcalo siempre. No es fácil, pero es fundamental continuar en la lucha con nuestras propias fallas y defectos para transformar a esta sociedad cada vez más a la deriva.

PARA DESTACAR:

“Nuestro principal propósito en esta vida es ayudar a otros. Y si no puedes ayudarles al menos no les hagas daño”. Dalai Lama

 



¿Qué opinas de esto?