Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¡Igualdad ya!

Por: Mario Ruiz Soto


Lo reconozco. Desde pequeño, cada 8 de marzo le deseaba a mi mamá,mis hermanas, primas y amigasun feliz día de la mujer. Luego, cuando llegué a la universidad en 2001, mis felicitaciones ya no eran tan bien recibidas.Creí que al hacerlo estaba haciendo un tributo. Me equivoqué.

Luego de la vergüenza, lo primero que hice fue leer sobre el Día Internacional de la Mujer.Lo entendí todo. No hay nada feliz con la muerte demás de 100 mujeres como consecuencia de una brutalidad policial, el 8 de marzo de 1875. Todo porque pedían condiciones dignas de trabajo, igualdad salarial y el derecho a crear sindicatos.

En mi caso, cuando salí a estudiar por fuera de las fronteras de Sincelejo, comprendí que cada 8 de marzo se hace una conmemoración, y de ninguna manera es una celebración. Fue una autocrítica, considerando que los estereotipos eran más grandes que mi experiencia en la vida. Desde las alturas de la Universidad Externado comprendí que era necesario y urgente cambiar mi paradigma. Allí empecé.

Tiré a la basura un paradigma, y empecé un camino distinto. Le di un giro a mi vida -créanme, aún falta mucho-.Dejé de entregar flores, y me concentré en analizar como mejoramos los derechos de las mujeres. Ha sido un largo camino. Cuando llegué a la escuela de Naciones Unidas, esta nueva versión de mi, se afinó. Le debo mucho a Catalina, Ángela, Diana, Viviana, Daniela, Marcela, Blanca, María Fernanda y hombres como Juan, Jorge, Andrés, Iván y José Ricardo fueron determinantes en esta experiencia. Por cierto, la cuota internacional: Betilde, Margarita e Inés.

Empecé a interactuar con organizaciones de mujeres y con mujeres políticas -recuerdo a Fabrina, Sor, Rosa, concelajas, alcaldesas, diputadas y congresistas-a lo largo y ancho del país. Una de las mejores experiencias de mi vida. Cuando uno trata de ponerse en sus zapatos, se da cuenta que igualdad no es un asunto de rosas sino de derechos.

Pasé de ser el hombre que decía feliz día, a buscar formas de aumentar la presencia de mujeres en la política. No canto victoria, porque todos los días tengo una lucha interna por derrotar todos los estereotipos. Además, en materia de participación política, pese a los esfuerzos, aún falta mucho por recorrer. Por ejemplo, solo hay 19,9% de mujeres en las sillas del Congreso de la República (PNUD, 2018) cuando son el 52% de la población que vota (Registraduría). ¿No creen ustedes que, si existieran más mujeres en la política, la agenda pública cambiaría? Yo creo que si

Ahora bien, puedo decirles sin titubeos que creo fervientemente en la igualdad entre mujeres y hombres. Y esta afirmación, me lleva a decir que necesitamos hechos. Quiero llamar la atención de varios aspectos. Según el Foro Económico Mundial, al ritmo actual de cambio, se necesitarán 108 años para cerrar la brecha de género en el mundo y 202 años para lograr la paridad de género económica.¿Se dan cuenta? Necesitamos hechos.

Quiero destacar al menos cuatro datos más sobre Colombia. Primero, según el informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible por parte de Naciones Unidas indica que “las mujeres dedican más del triple del tiempo a tareas de cuidado y domésticas no remuneradas”.

Segundo, en materia de pobreza, por cada 100 hombres pobres hay 118 mujeres en esa situación (CEPAL, 2014). Tercero, el DANE por su parte reconoció que el desempleo de mujeres es casi el doble que el de hombres. Por último, el informe de Medicina Legal de 2018, registra un aumento de homicidios; delitos sexuales; violencia interpersonal y violencia intrafamiliar de mujeres, si se compara con 2017.¿Hasta cuando? ¿Qué vamos a hacer para cambiarlo?

La forma de revertir esta situación es poniéndonos la camiseta de la igualdad. Como les dije, se hace con hechos. Ni un paso atrás. ONU Mujeres nos invita con la frase “Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio”. La mejor forma de conmemorar del Día Internacional de la Mujer es impulsar la igualdad todo el año.



¿Qué opinas de esto?