Hacer dinero en el Siglo 21

Opinión / Por: Marcos Velásquez


WHISKY

La época de la virtualidad trae como consecuencia la posición de la conversación. Quien escribe, espera una respuesta en el chat que lo hace. Quien compra, espera su producto. Quien vende el producto, ostenta su calificación para consolidar su reputación en el e-comerce.

Todos se ven abocados a conversar para llegar a un acuerdo justo que empuje, con palabras claras (el vocabulario que todos comprenden), frases cortas y mensajes concretos, una comunicación que permita la comprensión de acuerdos individualizados.

Esto se presenta por cuestiones de tiempo. Hoy lo que se contrata es el tiempo de respuesta, ya sea de la entrega de un producto, o de la prestación de un servicio determinado.

La industrialización ya pasó. Es la época de la virtualidad. La época de las individualidades que expone otro tipo de relaciones en el tejido del lazo social, como en el mundo laboral. Todo es para ya y tiene que ser de buena calidad.

Esta realidad que imponen los sistemas, sumado a las individualidades humanas, permite que una imagen se torne en una opción de negocio, que una frase se convierta en el meme más viralizado, que un baile sea la tendencia de la moda en las discotecas, que descubrir una necesidad en un nicho de mercado, sea el negocio que le permite a alguien conseguir el dinero que nunca pensó que podría conseguir su familia.

A día de hoy, las lógicas del mercado electrónico y las demandas del trabajo colaborativo, imponen estilos de pensar que hacen ruptura con las estructuras de pensamiento planteadas en el Siglo 20.

Hoy se estudia por gusto y no por necesidad. Así como se trabaja por placer y no por obligación. Las generaciones de ciudadanos que nacieron con el nuevo siglo piensan de otro modo. Por ello, algunos llegan a plantear que el mercado se auto regula y que si se hacen las cosas bien dentro de él, todo sale bien.

El mercadeo en red ya no es un negocio extraño en el que se está tratando de obtener algo del otro. Por el contrario, es la opción de negocio que nos permite, a partir del liderazgo, ayudarnos a consolidar unos ingresos y unos estilos de consumo racionales, lo que se puede traducir como, saludables.

Estamos en otra época. En la época en que un barbero puede ser el más apetecido de todos los barberos gracias a su carisma, a los consejos que comparte a través de sus redes sociales y porque encontró un estilo personal en su arte que hace que todo quien pase por sus manos, quiera tener el “lujito” que él se inventó.

Hoy es más simple hacer dinero, pero para ello se requiere creatividad, confianza y un mercado. ¿Cuál es su idea de negocio? Si aun no la tiene, indague las tendencias de los mercados en los que usted se mueve y verá con maravilloso prodigio cómo hacer dinero en el Siglo 21 depende de las ideas y de su capacidad de liderazgo, el que inicia cuando usted se conoce a sí mismo.

Twitter:

@MARCOS_V_M



¿Qué opinas de esto?