Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Familias saludables

Por: Marta Saenz Correa.


La familia es la base de la sociedad y el núcleo en el que se constituye la formación de la personalidad de cada uno de sus miembros, así como su desarrollo psicológico, social y físico; es el asiento del legado emocional de cada persona, e idealmente debe suplir a sus miembros del sentimiento de seguridad y estabilidad emocional en un ambiente de aceptación, seguridad y amor.

La familia saludable es aquella en la cual sus miembros se encuentran en la búsqueda continua de su bienestar físico, psíquico, y social, manteniendo condiciones favorables para preservar y fomentar su desarrollo; respetando su dignidad, sus expectativas y necesidades y resolviendo adecuadamente los conflictos entre sus miembros y en su entorno.

 Vivir dentro de una familia significa vivir en cambio constante y ese cambio muchas veces causa estrés. Una familia saludable debe lograr una adaptación exitosa a los desafíos del desarrollo propios de cada etapa del ciclo de vida familiar, superando los problemas y dificultades que cada una de ellas le imprima a la vida en familia. Todos debemos procurar tener una familia en donde el ambiente sea agradable; un lugar que nos haga sentir seguros y confiados. El enojo, la crítica constante, el egoísmo, el rechazo y la agresión pueden llegar a lastimar a cualquier familia.

Las familias fuertes mantienen una línea de comunicación abierta, los miembros se interesan por saber lo que el otro piensa y siente, utilizan un tono de voz calmado y están abiertos al cambio. En ellas se promueve el dialogo, que busca que sus miembros se expresen con respeto, amor y cordialidad que les permite ser abiertos, vulnerables e independientes de pensamiento. Puede ser muy difícil encontrar tiempo para la familia en medio de las largas semanas laborables, las actividades escolares y las obligaciones del hogar. Pero las familias saludables siempre encuentran tiempo para estar juntas, no importa cuán ocupados estén, saben que ese tiempo es crucial.

En resumen, en una familia saludable cada uno es respetado como individuo, digno de atención, con deseos y necesidades únicas; existe una figura de autoridad por todos los demás miembros de la familia; se promueve la participación en la toma de decisiones;  pasar tiempo juntos y realizar actividades en familia es una práctica que es valorada; se identifica un cuidado verdadero y una preocupación con el bienestar del otro; la comunicación es abierta, honesta y marcada por el respeto mutuo; y, se tienen incentivos y celebración por el éxito el uno del otro.

Para destacar:

“Cuando todo se va al infierno, la gente que está a tu lado sin vacilar es tu familia”. Jim Butcher.



¿Qué opinas de esto?