Expectativa en la “Cultura” del nuevo gobierno

Por Mario Sánchez Arteaga


El sector Cultural siempre ha sido relegado en todos los gobiernos, paños de agua tibia y retoricas populistas para ganar adeptos de esta comunidad es lo que hemos visto en las campañas, pero al momento de gobernar es precaria la ejecución presupuestal para los hacedores de arte que sin duda alguna ayudan a la transformación del país. Desde lo material y espiritual, la cultura edifica valores y riquezas en la sociedad.

Colombia es un país multicultural, por lo tanto, el dominio administrativo gubernamental en esta área es supremamente complejo, la creatividad y producción cultural es inmensamente numerosa y requiere más que ideas de la implementación de “políticas públicas a largo plazo” y “proyectos de ley” que verdaderamente tengan un soporte sólido y equitativo para las artes en general.

La sociedad necesita más actividad en los museos, teatros con agenda permanente, bibliotecas, diversidad de espacios culturales a parte de las expresiones populares y artísticas como ferias, festivales, carnavales y demás.

Uno de los sectores que más apoyó de frente al electo presidente Gustavo Petro fue el “cultural”, escritores, escultores, músicos, actores, pintores, gestores, productores entre otros, salieron a las calles, a los medios y a las redes sociales a manifestar respaldo irrestricto al candidato cordobés.

Ha pocos días de las elecciones presidenciales en segunda vuelta, un conmovedor comercial televisivo se emitió, donde las primerísimas actrices María Cecilia Botero, Consuelo Luzardo, Helena Mallarino y Judy Henriquez, ¡figuras representativas de la televisión nacional! exhibían su voto a Francia y Petro. El gremio le apostó sin temor.

He tenido la oportunidad de tratar con artistas y gestores culturales durante toda mi experiencia laboral, he leído sus comentarios en redes, sus visiones y expectativas y a simple vista se percibe esperanza. He comprobado el potencial que se esgrime desde sus saberes. Es un sector con el que hay una deuda no de ahora, sino desde siempre.

No se puede desconocer que a través de la Ley General de Cultura se ha fortalecido el emprendimiento cultural, el Programa Nacional de Estímulos a través de sus convocatorias ha permitido exponer los talentos y respaldar proyectos artísticos en todo el territorio nacional, pero falta mucho! Siguen siendo presupuestos precarios donde escasamente alcanza para ejecutar el proyecto y una ínfima ganancia al creador intelectual.

El Ministerio de Cultura ha sido una cartera no ajena a las demás en el manejo burocrático, hace parte de esa torta politiquera la cual le debe corresponder a una colectividad que respalde al gobierno de turno.

Casi siempre llegan personas que desconocen del tema, esto no es con un afro en el cabello, con una mochila arahuaca y tomarse la foto en eventos. Es con conocimiento en arte, patrimonio, asuntos legales y de lo público. Olvidarse de sus afinidades e ideologías y pensar en todo el colectivo cultural y no en un solo sector.

La designación de la Santandereana Patricia Ariza Flórez como Ministra de Cultura fue recibida con agrado dentro del gremio cultural, tiene una amplia trayectoria liderando iniciativas y proyectos en el arte, viene de la academia y no del empirismo, es dramaturga, poeta, teatrera, una verdadera artista.

Tiene premios y pergaminos por mostrar con trabajo propio. Ariza Flórez tiene el reto de hacer una gran transformación cultural, articulando realmente al Ministerio con las Secretarias Departamentales, los Consejos Municipales y Casas de Cultura, respaldar las bases de donde vienen los verdaderos hacedores de arte.

Amanecerá y veremos si el “pacto por la cultura” permitirá la anhelada dignificación que merece el arte colombiano y sus ejecutores o simplemente fue una de las mil y una promesa no cumplida que la historia ha grabado en sus anaqueles.

 



Join the Conversation

Join the Conversation