Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Esto es el mundo digital

Por Marcos Velásquez.


AYATAWA

¡Emma!  Las ventas en la era digital cambian en lo que tiene que ver con la forma de cómo accede el cliente al producto o servicio, y la empresa que los ofrece, a sus clientes.  Pero la esencia de las ventas siempre será la misma porque, un cliente satisfecho, es la mejor publicidad que existe.

Por eso, aunque la tienda que te propongo es una tienda virtual, debes tener presente que tus clientes son reales, salvo que te contactan a través de las herramientas que impone el mundo digital.

Como ya hiciste el trabajo de depurar tu base de datos, ahora te corresponde evaluar los siguientes elementos:

  1. ¿Tu tienda virtual tiene página web?

La respuesta es no, yo lo sé, porque precisamente me buscas para que te ayude a montar tu tienda de ropa virtual.

De este modo, te corresponde empezar por aquí, lo que implica no solo buscar a un diseñador de páginas web, sino a un administrador para la página.  Aunque tu misma puedes administrarla y tendrías mejor relación con tus clientes.

¿Por qué?  Porque una página web implica una actualización constante, lo que plantea dos cosas cruciales: una, los contenidos de la página, los cuales deben ser actuales y dinámicos, y dos, la lectura o evaluación constante de las críticas o percepción de tus clientes sobre los contenidos de tu página web.

En otras palabras, tu página web será la representación virtual de tu tienda en el mundo virtual.

Si tu tienda fuera offline, física, tendrías tu misma que estar atenta de los escaparates y su decoración, así como tu contacto con tus clientes en la tienda es crucial para que se sientan bien atendidos.

Lo que cambia ahora es que el contacto y la interacción con los clientes depende de la información que suministres en tu página web, así como cuando tu atiendes a tus clientes personalmente, de modo virtual también estará presente ese calor humano que tú le imprimes a las relaciones interpersonales, por eso te planteo que pienses en tu misma administrar tu página, por lo menos, mientras inicias el negocio.

¿Que no sabes sobre estos temas?  ¡Maravilloso!  Bienvenida al Siglo 21.  Te capacitas y mientras aprendes te diviertes.

  1. ¿Tienes un blog?

La forma más sencilla de definir un blog es: una página web personal que se va alimentando cronológicamente sin perder el ritmo de las publicaciones de un tema que apasiona a la persona que lo crea, para compartir con su audiencia sus apreciaciones, avances, percepciones o investigaciones sobre el tema que a ambas partes les interesa.

En tu blog te puedes permitir hacer comentarios específicos de tus puntos de vista sobre el tema que te interesa.

Esto implica que, a la larga, te volverás un referente sobre dicho tema, dado que, al estar hablando sobre el asunto de modo regular, muchas personas irán a tu blog a nutrirse, a tomar ideas sobre lo que tu dominas.  O si quieres ser modesta, sobre lo que tu investigas.

Por ello, un blog es una bitácora en la que le muestras de modo regular a tu audiencia, los avances o conclusiones de tu trabajo.

En tu caso, tu hablarías de la forma como combinas las prendas de vestir.  Más que un blog de modas, el tema de tu blog sería el de los estilos de vestir.

Lo bueno del blog es que en él no solo compartes tus reflexiones escritas, sino que puedes compartir videos, fotografías, infografías, entre otras herramientas que te brinda el mundo digital, gracias a la hipertextualidad.

Ahora, lo crucial de un blog es su alimentación, porque al igual que la página web, el blog hay que alimentarlo regularmente con el objetivo de que siempre la audiencia esté en sintonía, gracias a las novedades que allí se publican.

Estimo oportuno resaltarte que, mientras la página web de tu tienda virtual tiene un contenido más comercial sobre precios, ofertas, tip´s de tendencias de moda, formas de acceder a las compras y los envíos de los productos, el blog, al ser personal, te brinda la libertad de que seas espontánea y le imprimas tu sello a tus publicaciones, lo que hará de tu relación con tu audiencia algo fresco y cercano.

Una vez creadas estas dos herramientas, no basta con “echarse a las petacas”.  Si bien te apoyaste en un diseñador de páginas web para hacer la página de tu tienda virtual y conseguir su dominio respectivo, el blog lo puedes hacer por cuenta propia, pero si deseas unificar criterios en términos del lenguaje del diseño gráfico, no estaría mal que el mismo diseñador web te echara una mano con tu blog y le creara un hipervínculo dentro de la página web de tu tienda.

Sin embargo, todo esto guarda un propósito.  A partir de la creación de la página web de tu tienda virtual, la cual la podríamos nombrar como: La tienda de Emma, vístete más allá de la moda, que en un principio es lo que encierra tu punto de vista en la industria de la moda a la cual ingresarás, necesitas iniciar una evaluación y monitoreo constante del número de visitantes que te llegan a estos dos canales semanalmente.

Así mismo, tienes que precisar de dónde vienen tus visitantes, sobre todo, qué comentarios te hacen o qué mensajes te dejan en los respectivos chats o buzones que construyes para que ellos conversen contigo.

Una de las claves de este tipo de conversaciones es responder las preguntas que te hacen casi que, de modo inmediato, para que ellos sientan la cercanía contigo y puedan empezar a hablar de ti a través de sus redes sociales, que es otro tema que hay que abordar.

¡Guillermo! -dice Emma suspirando-, eso es mucho trabajo.

¡No Emma!  Esto es el mundo digital.

Tip´s para fracasar: 

  1. Crea una página web y olvídate de ella: Piensa que concretar una página web es suficiente para que tus clientes serán dónde encontrarte.  No la alimentes, no hagas promociones u ofertas, no hagas concursos, no hagas “el día d”, el día de la semana en que algo está más barato o el envío sale gratis sí.  Los clientes no están pendientes de estas cosas.  Ellos solo entran, miran y se quedan navegando por tu página porque le gustan los colores y las fotos de tus publicaciones.
  2. Crea un blog como todos los demás: Hazte un favor, crea un blog que no tenga nada original, en el cual hables de todo y opines de todo, y lo más importante, abusa del copy paste, nadie lo va a notar.  Más, cuando en la era digital, lo crucial es la marca, el sello que cada persona le imprime a su trabajo.  ¡Ah! Y permite no alimentar tu blog de modo regular y sistemáticamente, piensa que con hacer una publicación cada vez que te acuerdes, es suficiente.  Todos seguirán tu blog.
  3. No monitorees, no evalúes y no converses con tus clientes: Piensa que como la red es tan grande, tu no necesitas construir una audiencia.  Por eso, cualquier usuario será cliente tuyo.  De este modo, no tiene ningún sentido monitorear ni evaluar la accesibilidad de las personas que visitan tu página web y tu blog.  Ellos lo hacen porque lo quieren hacer y punto.  Así, los comentarios que ellos dejan en tus páginas, son solo para desahogarse, no para conversar contigo sobre el tema que tu trabajas, a ellos eso no les interesa.

Vocabulario clave:

Página web

Contenidos

Actualización de contenidos

Audiencia

Marketing Digital

Blog

Hipertextualidad

Dominio

Diseño gráfico

Visitantes

Conversaciones



¿Qué opinas de esto?