“El que se mete a perro (no siempre) debe ladrar”

“Con usted no se puede ser respetuoso” Óscar Iván Zuluaga- Candidato Presidencial. Por: Fabían López SalemeEl respeto no se improvisa, no emerge como el espíritu santo. El respeto es una actitud que se da a partir de la tolerancia, lo que implica una estructura intelectual bastante fuerte o una humanidad innata. Respetar al ser humano es el primer paso para respetar la vida porque lo principal se lleva lo accesorio. Sí se puede ser respetuoso, señor Zuluaga. Para usted no...


“Con usted no se puede ser respetuoso”
Óscar Iván Zuluaga- Candidato Presidencial.

Por: Fabían López Saleme
Por: Fabían López Saleme
El respeto no se improvisa, no emerge como el espíritu santo. El respeto es una actitud que se da a partir de la tolerancia, lo que implica una estructura intelectual bastante fuerte o una humanidad innata. Respetar al ser humano es el primer paso para respetar la vida porque lo principal se lleva lo accesorio.

Sí se puede ser respetuoso, señor Zuluaga. Para usted no debe ser fácil, es comprensible, cuando hay tantas personas diciéndole con contundencia verdades incómodas a la cara que desesperarían a cualquiera. Pero haga el esfuerzo. Cuando uno se mete a esas cosas de la política debe hacerlo. No crea lo que decía mi abuela al expresar: “El que se meta a perro es para ladrar” , créame señor Zuluaga ,los perros también olfatean y mueven el rabo.

Esas actitudes de irrespeto uno las espera de algunos líderes religiosos imprudentes como aquellos que piden en el pulpito que lo apoyen en su intención por alcanzar la casa de Nariño sobre discursos infundados o en el peor de los casos violatorios de los derechos individuales. Que algunas personas religiosas sean intolerantes es normal. Ellos actúan y piensan sobre unos criterios sagrados, sobre un maniqueísmo inmutable.

Para ellos sólo existen los buenos y los malos, los que se salvan y los que se queman en el infierno. Todo esto con base en un Argumento ad baculum. Aun así hay que respetarlos a ellos como personas, incluso cuando los puntos de vista sean tan disímiles. Pero a usted, un candidato Presidencial con buenas expectativas de triunfo en un país absolutamente diverso, no le queda bien andar diciendo que le es imposible respetar a su contendor. Debe aprender a respetarlo, a él y a los que tenemos algunas afinidades con él.

Si usted resulta victorioso en las próximas elecciones se va a encontrar con una opinión pública bastante polarizada, por eso le recomiendo de todo corazón, y con un leve miedo, que aprenda a respetar a los que pensamos diferente. Porque no haberlo hecho nos ha costado bastantes muertos y miseria.

Mientras aprende a respetar a su contendor manténgase así, juiciosito con su laringitis a ver si guardando silencio da una apariencia de respeto que le ayude en las próximas elecciones. Porque aunque en nuestra sociedad existen, increíblemente, personas que les gusta el ser humano irrespetuoso porque que se identifican, o en el peor de los casos le temen a aquel que irrespeta. Pero este no es el criterio de un grueso de la población que también va a votar en las próximas elecciones.

En el ejercicio político a uno le toca hacer cosas que le cuestan mucho, a usted, por ejemplo, respetar a su oponente y a mí votar por el que voy a votar, para mí no es fácil, pero entre una neuralgia o un cáncer…



¿Qué opinas de esto?