El poder del entusiasmo

Por: Marta Sáenz Correa


Opinión. El entusiasmo es un estado interno de alegría, gozo, optimismo y vitalidad que se necesita para desarrollar con éxito todas las labores de la vida diaria; si se pierde el entusiasmo, todo se hace más aburrido, la energía disminuye y no se hacen esfuerzos para conseguir las cosas que queremos. Esta, es probablemente una de las cualidades más atractivas en una persona, hace que todas las interacciones sean más divertidas y las relaciones más satisfactorias.

El verdadero entusiasmo es un estado que te hace poderoso, viene del centro de tu ser, que sentirás y expresarás a tu manera. Al reconocer y cultivar tu propia expresión personal de entusiasmo, te elevas por encima de la multitud y te conviertes en una persona confiada, apasionada, creativa, convincente, alguien que la gente disfruta, admira y recuerda. Cuando demuestras entusiasmo por algo, entras en un estado en el que no sólo puedes pensar con claridad, sino con más creatividad, podrás resolver problemas, crear nuevas ideas y convertir las cosas simples en algo extraordinario.

¿Cómo creamos entusiasmo? Sonriendo a los problemas, los triunfos, y al miedo. La sonrisa habla bien de usted, saca corriendo al negativismo, desarma a los adversarios. Siendo una persona de buen humor, también creará entusiasmo y atraerá las personas a su alrededor. Cuando una persona tiene entusiasmo, tiene más energía y es capaz de superar los obstáculos que se le presenten en la vida, como resultado de una mezcla entre interés y alegría, que nos mueve y nos activa a buscar y alcanzar nuestros objetivos.

La falta de entusiasmo no es más que falta de interés o un estado psicológico negativo en un momento determinado. La rutina y el aburrimiento acaban con nuestro entusiasmo. Para evitarlo es importante cambiar métodos, lugares, horarios, o cualquier otra cosa que se haya vuelto demasiado normal; un pequeño cambio, es como aire fresco que nos da la fuerza necesaria para continuar con nuestra lucha.

Finalmente, es difícil entusiasmarse si vives la vida de otra persona. No ser uno mismo es tan agotador que no es extraño que sea difícil sentir entusiasmo. Solamente actuando con naturalidad, podrás encontrar lo que te motiva y aferrarte a ello. El pensamiento positivo es imprescindible para estar entusiasmado; pero puede ser difícil encontrar. Para aminorar la carga, haz una lista de las cosas por las cuales estás agradecido. Ver una lista concreta de todo lo que le da sentido a tu vida hará más fácil justificar por qué debes estar entusiasmado.

Para destacar:

La gente siempre estará más impresionada por la intensidad de tu entusiasmo que por la profundidad de sus conocimientos. Jay Noland.



¿Qué opinas de esto?