www.radio.larazon.co

El agua que buscamos en Sincelejo

Por: Mario Ruiz Soto


Doña Yadira vive en la comuna 8 de Sincelejo. Uno de los sectores con mayores necesidades básicas insatisfechas. Esta parte de la ciudad creció -en una buena proporción-  por la llegada de personas víctimas de desplazamiento interno, provenientes de los municipios de los Montes de María. Por esa misma razón, es una de las que necesita mayor apoyo del Estado.

A doña Yadira le llega un recibo de acueducto y alcantarillado por valor de 52.000 pesos. El problema es que recibe cada 15 días el servicio de agua. Debe despertarse alrededor de las 3 am para llenar los recipientes de agua antes del cierre del servicio. No dura más de 4 horas. Por si fuera poco esto, es común ver personas con carretas vendiendo agua. A doña Yadira no le queda otra opción que comprarla.

En perspectiva, a doña Yadira no le llega un líquido, pero si mensualmente un recibo. Y debe sacar de su bolsillo, un rubro para realmente contar con agua. Esa es la historia de las comunas 8 y 9 -zona sur- de Sincelejo. En realidad, esta problemática es de carácter global. Dentro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible -ODS- de la agenda 2030, el agua limpia y saneamiento es el número 6.

Pues bien, para Sincelejo, el agua es uno de los mayores desafíos en materia de política pública. Después de todo, como decía el escritor y dibujante Jaume Perich Escala, más conocido como El Perich:”la bebida más peligrosa es el agua, te mata si no la bebes”. Si bien han existido avances en materia de continuidad del servicio pasando de 14,2 horas en 2014 a 17,1 horas en 2017 en el departamento de Sucre según la Superintendencia de Servicios Públicos-, sería muy bueno dar el debate sobre Sincelejo.

Según el Plan de Desarrollo de Sincelejo 2016-2019, la meta a cumplir es pasar del 40% al 90%, lacontinuidad del serviciode aguapotable enel cascourbano. El informe de rendición de cuentas de la Alcaldía no hace mención sobre esto. Si rindieran cuentas en una audiencia pública, lo sabríamos.

La pregunta es ¿por qué? Aquí les dejo una parte de la historia. Desde hace más de 10 años, el municipio de Sincelejo ha invertido casi 30 mil millones de pesos en la optimización de las redes de acueducto de las comunas 8 y 9, en tres contratos distintos. De hecho, el mayor contrato por valor de 25 mil millones de pesos tardó en ejecutarse 3 años, de un plazo inicial de 8 meses. El problema es que poco o nada se ha dicho sobre esto, incluso, después de la ejecución de las obras. Con las comunas 8 y 9 sin continuidad, es muy dificil que la administración cumpla la meta prevista en el Plan de Desarrollo.

Les dije que tenía una parte de la historia, no toda. Así como ustedes aún tengo preguntas. Aquí van algunas: ¿dónde está la inversión? ¿Algo falló? ¿Por qué no se ha hablado de esto? ¿Nos cuesta aún conseguir el agua para el bombeo a las comunas 8 y 9? ¿Hubo un problema en la planeación? ¿No hubo una buena ejecución? ¿Cuántos debates de control político hizo el Concejo de Sincelejo sobre este tema? ¿Algún pronunciamiento de los organismos de control? ¿Hubo algún debate ciudadano que nos pueda explicar esa situación?

Permitánme decirlo de esta manera. Mientras leemos esta columna, hay personas que están buscando agua para cumplir con sus necesidades básicas. Para quienes lean esto, les recomiendo ir y ver con sus propios ojos cómo doña Yadira y los habitantes de las comunas 8 y 9 padecen la búsqueda del agua.Algunos dirán: ¿otra vez el agua? Así es. Aún los problemas persisten, y en Sincelejo la gestión de recursos hídricos debe ser una prioridad en la agenda pública del municipio. Después de todo, 3 de cada 10 sincelejanos y sincelejanas con cuenta con este servicio (DNP a partir de información de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios – 2016).



¿Qué opinas de esto?