E- Marketing y Reingeniería de Procesos, el paso del Desempleo al Emprendimiento

Por: Guillermo Montiel Payares*


La mala situación…

Para el mes de abril de 2020, la tasa de desempleo en Colombia fue del 19,8%, lo que significó un aumento de 9,5 puntos porcentuales frente al mismo mes del año pasado (10,3%). Por ende, la tasa global de participación global se ubicó en 51,8%, lo que representó una reducción de 10,4 puntos porcentuales frente a abril del 2019 (62,2%); por su parte, la tasa de ocupación fue 41,6%, presentando una disminución de 14,2 puntos porcentuales respecto al mismo mes del 2019 (55,8%). (Fuente: DANE).

Ese mismo estudio, logró demostrar, que las tasas de informalidad en las  23 ciudades y áreas metropolitanas analizadas, fue del 47,9%  (en el trimestre móvil diciembre 2019 – febrero de 2020), lo cual hace suponer, que aproximadamente la mitad de los colombianos vive de negocios o actividades sin aparente formalización empresarial (porque se desconoce cuántos de éstos negocios están registrados en las respectivas Cámaras de Comercio), utilizando las tecnologías disponibles y las redes sociales, como principal herramienta de marketing para la difusión y promoción de productos y servicios.

En ese orden de ideas, y ante la inevitable crisis económica producida por el avance incontrolable de la pandemia, los actuales exempleados, se han visto en la imperante necesidad de “reinventarse”, y hacer uso del conocimiento (algunos provenientes de los abuelos), la tradición, la experticia, los materiales y los ahorros que quedaban, para hacerle frente a la mencionada crisis, mostrando lo aguerridos y echaos pa’lante que somos los Colombianos; es más, algunos sin saberlo, aplicaron y pusieron en práctica, complejos conceptos administrativos.

¿Qué es esa vaina de reinventarse? (traducción de lo popular a lo técnico)

La Reingeniería de Procesos o BRP (Business Process Reengenieering), se define, según Hammer y Champy, como: “la revisión fundamental y el rediseño radical de procesos para alcanzar mejoras espectaculares en medidas críticas y contemporáneas de rendimiento, tales como costos, calidad, servicio y rapidez”.

Para los mencionados autores, existen tres tipos de circunstancias en las cuales las compañías que se ven obligadas a implementar la BPR. En primer lugar se encuentran las empresas con graves problemas de subsistencia, es decir, aquellas inmersas en situaciones desesperadas donde peligra la continuidad de la actividad económica.

En segundo lugar, aparecen las empresas que todavía no están en dificultades pero cuyos sistemas administrativos permiten anticiparse a posibles crisis, de forma que, se detectan con anticipación la aparición de problemas, por eso, y a pesar de que por el momento los resultados puedan parecer satisfactorios, el escenario en que se desenvuelve la actividad de la compañía es incierto y en todo momento está presente la posible aparición de nuevas amenazas bien sea en forma de competidores, de cambios en las preferencias de consumo de los clientes, o escenarios inesperados o imprevistos, como el caso de las Pandemias por ejemplo.

Por último, el tercer tipo de empresas que deciden sumergirse en la BPR lo constituyen aquellas que se encuentran en óptimas condiciones, es decir, no presentan dificultades visibles ni en el presente ni en el horizonte, lo cual, parecería contradictorio porque en esencia las actividades y los procesos marchan en el camino correcto, sin embargo, ven la Reingeniería como una oportunidad para despegarse aún más de sus competidores, de hecho, ven en la BPR una oportunidad para obtener una ventaja competitiva.

¿Y ese tal de E-Marketing qué?

Se refiere al uso del Internet y de las capacidades de medios digitales para auxiliar en la venta de tus productos y servicios. Estas tecnologías digitales son una adición valiosa a las aproximaciones tradicionales del marketing, sin importar el tamaño y tipo de un negocio (Philip Kotler).

En la práctica, el E-Marketing incluye el uso del sitio de una empresa o entidad en conjunción con técnicas promocionales en línea, como publicidad interactiva, email marketing, marketing de afiliados por ejemplo; en esencia, esta rama del marketing es muy importante, porque supone una aproximación planeada para tratar de alertar a los clientes ya existentes sobre el uso de la marca de los canales en línea y adquirir nuevos clientes seleccionando la mezcla adecuada de comunicaciones en línea y tradicionales.

De hecho, es posible considerar que, a partir de sus orígenes, el marketing digital ha cobrado mucha relevancia, y se contemplaba una nueva manera de comercializar productos, escalando masivamente posiciones en todos los escenarios socioculturales, económicos, legales y tecnológicos, en otras palabras, el E-Marketing como modelo de negocios, ha tenido que asumir muchos procesos de cambio; empezando por el involucramiento de nuevos profesionales y expertos, la tenencia de herramientas de comunicación eficaces, el conocimiento sistemático del entorno en general de la industria, hasta llegar al mercado on-line y mobile marketing.

Los nuevos Emprendedores…

En concordancia con lo expresado, la comercialización y promoción de todo tipo de productos y servicios se ha vuelto más frecuente y nuestros grupos cercanos de amigos empezaron a enviar un sinnúmero de ofertas, algunas de ellas como resultado de la pérdida del empleo y otros porque decidieron dar rienda suelta a las engavetadas ideas de negocios, esas, que desde hace tiempo rondaban en las noches de insomnio pero que no salían a flote, ya sea por falta de tiempo, o por tenor a asumir nuevos retos.

Finalmente, mi respeto y admiración, para los que decidieron volver a la venta de productos tradicionales basados en las exquisitas recetas de los abuelos; a los que volvieron a diseñar prendas, accesorios y vestidos, a los que ofertan música virtual; a los que sin saber de marketing, e-marketing, reingeniería de procesos, análisis financiero de costos de producción, indicadores de rendimiento o tasas de financiamiento comercial; a los que sin hacer un test de marca, logo y slogan, hicieron su propio nombre y se inventaron un imagen que los distingue; a esos valientes, que no han necesitado de los monstruos y depredadores bancarios para dar rienda suelta a la imaginación, a quienes han respetado el aislamiento social y en vez de salir a las calles a contaminarse y quejarse por las ayudas que aún no les llegan, creyeron firmemente en sus conocimientos y convicciones y a través de la innovaron, se arriesgaron y a vender desde casa y a través de las redes sociales o los recursos tecnológicos disponibles, empezaron a hacerle frente a la ausencia de dinero resultante del desempleo originado posiblemente por la pandemia. Ellos también son nuestros héroes y a ellos debemos comprarles, sí, a nuestros campesinos, amigos, familiares y ex compañeros de trabajo; posiblemente, de ese selecto grupo de emprendimiento, saldrán los nuevos empresarios.



¿Qué opinas de esto?