Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Córdoba, ¡qué sainete!

Por: Deibys Palomino Tamayo @deibysmanuel Deiby Palomino En el año que corre Córdoba vive un turbulento panorama dictado por los intereses políticos de los bandos que se reparten y pelean el ponqué. Para empezar, el gobernador, Edwin Besaile, baciló hasta un mes para conformar su...


Por: Deibys Palomino Tamayo
@deibysmanuel

Deiby Palomino
Deiby Palomino

En el año que corre Córdoba vive un turbulento panorama dictado por los intereses políticos de los bandos que se reparten y pelean el ponqué.

Para empezar, el gobernador, Edwin Besaile, baciló hasta un mes para conformar su gabinete. Al final, despojó de facultades a secretarios de carteras clave; la mayoría de potestades se concentraron en el secretario general, Roberto Tirado, quien pone el pecho en medios de comunicación ante los temas espinosos.

En Purísima el panorama es desolador. Daniel López, un abogado inescrupuloso que días antes de su elección se escondió para evadir su captura. Desde su escondite hizo maniobras con sus alcahuetes para posesionarse. El día en que regresó tras ser dejado libre en un remoto pueblo bolivarense se le vio palmoteando jubiloso en la iglesia. Días después se hizo efectiva la captura que evadió. Su antecesor, Pedro Duque, es señalado de presuntas irregularidades administrativas y de ocultar documentos. En su defensa Duque señala a los seguidores de Daniel López para crear ‘cortinas de humo’.

El torbellino político también llegó al vecino municipio Momil. El Tribunal Administrativo de Córdoba ordenó suspender a la alcaldesa, Erika Díaz Mezquida. Un pariente suyo habría actuado como jurado el día de las elecciones, según denunció su contendor, Emiliano Lugo, apoyado por el barón político de los Zenúes, Pedro ‘el indio’ Pestana, hoy con paradero desconocido con una orden de captura por enredos con paramilitares.

Las brisas turbulentas también llegaron a Lorica. El joven diputado liberal, Juan Camilo Corrales Saleme, fue despojado de su investidura. Según denunció su vecina de patio, y de toldas rojas, Francisca ‘Pacha’ López, el novato político violó las inhabilidades porque celebró contrato un año antes de su elección con la Universidad de Cartagena, con la donación de un lote, presuntamente de su propiedad, para la construcción de una sede académica.

Es de dominio público que este lío ahondó las rupturas internas entre la ‘Casa López’ con el representante Fabio Amín, su otrora consentido, ahora mentor político de su pariente, Juan Camilo Corrales. Todo empezó desde el reparto de puestos departamentales para el movimiento Mayorías Liberales, en el que Arleth Casado, su fórmula, y su esposo, Juancho López, dispusieron de la mayoría.

En el menú también están la demanda de nulidad contra el alcalde de Cereté, Salim Chagüi. Y un proceso judicial, que desde el 2015 tiene en el limbo a San José de Uré como municipio. El lío de fondo son las millonarias regalías que le arrebató a Montelíbano.

El último coletazo del torbellino político que sacude a Córdoba, son los líos penales del senador sananterano, Martín Morales Diz.

El político de la Unidad Nacional fue requerido por la Corte Suprema de Justicia por graves delitos de narcotráfico, concierto para delinquir y homicidio, en grado de tentativa. Cargos que provocaron más de una sorpresa pues su presencia en el Congreso ha sido opaca, casi silenciosa.

Ojalá Córdoba salga pronto de este sainete para que defina su rumbo. Y de paso, que la mayoría de gobernantes arranquen a gobernar, que para eso fueron elegidos.



¿Qué opinas de esto?