Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Córdoba, listo para un atentado terrorista?

Por: William Mercado Echenique


Opinión. Después del terrible y nefasto atentado terrorista que se perpetró en la Escuela de Cadetes General Santander de la Policía Nacional, además del determinante rechazo que debemos sentir y expresar como sociedad, también vale la pena hacer varias reflexiones.

La primera, tiene que ver con la forma en la que hemos ido cambiando como sociedad, al punto de adoptar una serie de comportamientos que se han presentado en otros lugares del mundo, como mecanismos de “rebelión” y “lucha”, en pro de reclamar lo que se consideran derechos violados, o métodos de presión para lograr un objetivo específico.

Cuando eventos como este suceden en países como EE.UU, Francia, Irak, Afganistán, entre otros, terminamos hasta ignorándolos, pensando en que eso por acá no va a pasar, o tal vez creyendo que nada tiene que ver con nosotros.

Lo acontecido el pasado jueves, debe llamar nuestra atención en el sentido de que son muchos los rezagos que ha heredado nuestra sociedad, hasta llevarla a que se enferme.

La influencia de lo que sucede en el mundo, en el marco de la globalidad, y la proliferación de las redes sociales, permea los comportamientos sociales de manera silenciosa, y puede pasar individual o colectivamente. Nadie puede predecir o prever, el impacto que alguna de estas terribles acciones va a tener en cada uno de nosotros y mucho menos, cómo vamos a reaccionar.

De otra parte, frente al atentado específicamente, se pudo observar cómo se activaron todas las alertas, los mecanismos de reacción y atención de manera inmediata.

El Centro Regulador de Urgencias y Emergencias de la ciudad de Bogotá, se presentó una vez producida la explosión y coordinó con absoluta eficiencia, todo aquello que le competía, cumpliendo a cabalidad con la razón de ser de su existencia.

En relación con esto, pasando al ámbito local y teniendo en cuenta que Córdoba es un departamento azotado por la violencia, en el que la presencia de actos atroces, considerados aislados, desafortunadamente hacen parte de la cotidianidad, siendo nuestra capital el epicentro de múltiples eventos de asistencia masiva, una plataforma de crecimiento económico permanente, de desarrollo ambiental, deportivo, empresarial y social, que constantemente mueve transacciones y flujo permanente de propios y visitantes, no puedo dejar de preguntarme, si en realidad nos encontramos preparados para enfrentar con la premura y profesionalismo que se requieren, una situación similar a la señalada.

Hace un tiempo, la creación y puesta en funcionamiento del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias del departamento de Córdoba fue tema obligado, hasta que se logró su implementación sobre la base de dar solución a un problema más de la coordinación de la regulación de pacientes en medio del colapso diario, en el que no eran recibidos para su atención y les era negado el acceso, en la mayoría de los casos.

En todo caso, su preparación no estuvo cimentada en la posibilidad de afrontar situaciones que se deriven de actos extremamente violentos, caracterizados por la afectación masiva de civiles o miembros de las fuerzas armadas.

Es más, me atrevería a preguntar si actualmente, la red hospitalaria departamental y municipal, se encuentra preparada para atender una situación, si no igual, por lo menos similar.

El llamado es a que este terrorífico hecho, sea la oportunidad para hacer las evaluaciones y ajustes que sean necesarios en nuestras instituciones y organismos relacionados, porque tal y como lo había expresado, existen enfermedades sociales que cada día se van haciendo más manifiestas, pero también menos previsibles.



¿Qué opinas de esto?

¿Qué opinas de esto?