Confrontada y feliz

Por: Ana Carolina Buitrago Ospina


Opinión. Sí hay algo que me incómoda es sentirme confrontada; hacerme muchas preguntas y en realidad no saber qué responder; déjame y te ilustro, tal vez te has enfrentado a una etapa un tanto crítica en estos nuevos tiempos digitales, y es cuando debes definir tu biografía en redes sociales , por ejemplo en Instagram ¡Dios mío! Son tan pocos carácteres para expresar tanto o en algunos casos demasiados, porque no tienes ni idea de qué poner ahí.

Y sí, a los 38, siendo profesional, emprendedora, madre, después de haber superado el covid y sobrellevarlo la experiencia del fallecimiento de mi papá por esa enfermedad, mi mamá que por la voluntad de Dios, vive, después de haber sobrevivido a la cuarentena, las clases virtuales de mis hijos, quedarme a cargo de todos los quehaceres del hogar, estudiar diplomado en casa y muchas otras cosas más, te quedas mirando el teléfono… Pensando, ¿qué escribo en estos 150 carácteres? ¿cómo muestro a los demás lo que se y qué puedo hacer por ellas?

Si tu perfil es solo para fotos familiares no hay problema, todo está arreglado, pero si hacerte esa pregunta, te hizo analizar qué has hecho en tu vida y qué quieres seguir haciendo, entonces hablamos el mismo idioma.

Lea también  De influencer’s y otras ‘famas’

Siendo sincera, tardé días en hallar que debía aparecer en mi perfil, y no falta los que digan, pero, ¿a los 38 te haces esas preguntas? Síííí, y creo que esto se convierte en un ciclo, muy sano a mi parecer, porque la verdad no quiero ser la misma hasta vieja, quiero cambiar de ideas, hacer cosas nuevas, quiero inspirar a no conformarse, a dar un nuevo rumbo, a mentalizarlo y proyectarlo para que se haga realidad y en consecuencia tomar decisiones que me lleven allá, donde quiero estar.

Ahora, no importa si llega de esta forma el momento en el quieras dar reinicio a tu estrategia de vida, si, estrategia, porque cada paso que damos debe ser para llegar a un lugar, para motivarnos a alcanzar esa meta, que a veces soñamos, pero que no son inalcanzables si cada día vamos en la dirección correcta. Si crees que no has hecho nada con tu vida, míralo desde afuera, háblalo con tus amigos cercanos, con tus padres, personas sinceras que ven eso que reflejamos y lo mejor, que son capaces de decirlo, es un momento excelente, estoy segura que después de una situación así, hay motivación suficiente para volver a empezar, para creer ti, verás que la promesa se cumple, y que aunque siembres con lágrimas, el tiempo de recoger la cosecha con alegría llegará.

Lea también  De influencer’s y otras ‘famas’


Join the Conversation

Join the Conversation