Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Cómo prepararnos hacia la Cuarta Revolución Industrial?

Por: César Augusto Herrera S  | Gerente HSEC Innovation y Presidente ASONAP HSE


En mi anterior columna, compartí mi opinión sobre la necesidad de desarrollar un apetito incansable por encontrar nuevas y mejores formas de hacer las cosas.

A esto se le suma la responsabilidad que tenemos de responder a los desafíos actuales en un mundo altamente competitivo y con menos recursos, así como las habilidades a desplegar que implican la capacidad de pasar de las ideas a las acciones para agregar valor a la sociedad y a las organizaciones.

Del mismo modo, en esta nueva columna, encontrarán información valiosa sobre cómo prepararnos en la denominada “Industria 4.0 o Cuarta Revolución Industrial”.

Por ejemplo, en el caso de la integración de los procesos de fabricación y la conectividad del producto, que gracias a la Industria 4.0, las empresas pueden lograr un mayor rendimiento industrial al ser llevadas a una nueva etapa industrial que las integra con las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC).

Sin embargo, se sabe poco acerca de cómo las industrias identifican la contribución potencial de las tecnologías relacionadas con la Industria 4.0 para su desempeño, especialmente en países emergentes como el nuestro.

Durante los últimos años, he tenido la oportunidad de participar en múltiples escenarios, nacionales e internacionales donde el eje central ha sido la Cuarta Revolución Industrial y la manera en la que impactará a las organizaciones a estar mejor preparadas para afrontar los desafíos de sostenibilidad que atravesarán.

Esta situación representa un gran reto para los líderes, quienes debemos estar en la capacidad de lograr que las industrias, organizaciones y personas se transformen hacia una industria 4.0, con la oportunidad de seguir creciendo y consolidando los productos y servicios en un mercado cada vez más cambiante y más globalizado. Para ello, el primer paso es entender mejor hacia dónde caminar y cuál es el sendero trazado que llevará a las industrias a pasar al siguiente nivel.

Como es tradición, el término Cuarta Revolución Industrial, fue definido por un país desarrollado, en este caso Alemania. No es de extrañar que los países desarrollados, siempre estén visionando cómo mejorar los procesos.

Alemania, en el año 2011 decidió transformar sus industrias y aprovechar el internet de las cosas, la inteligencia artificial, la analítica de datos, entre otras tecnologías, para mejorar sus productos a lo largo de la cadena de valor, siendo quizá el primer país en globalizar este término, que en pocos años se ha convertido en un desafío global. Mientras, en muchos países en desarrollo aún están estudiando las diferentes eras de la industria.

La academia ha considerado cuatro cambios principales de la industria a lo largo de la historia, donde la Cuarta Revolución Industrial se presenta como la última transformación continua.

La primera revolución de la industria se caracterizó por la aparición de la máquina de vapor, entre 1760 y 1840, la segunda fue definida por la utilización de electricidad en procesos industriales a finales del siglo XIX, y la tercera revolución comenzó en la década de 1960 con el uso de las TIC y la automatización industrial. La Industria 4.0 o Cuarta Revolución Industrial, surgió de varios países desarrollados y se consolidó en una iniciativa pública-privada alemana para construir fábricas inteligentes mediante la integración de objetos físicos con tecnologías digitales.

Un reciente estudio publicado por el International Journal of Production Economics, sobre la contribución esperada de las tecnologías de la Industria 4.0 para el rendimiento industrial, encontró que se están afectando las reglas de competencia, la estructura organizacional y las demandas de los clientes.

Es decir, las reglas de competencia cambian porque los modelos de negocios de las empresas se están reformulando mediante la adopción de conceptos de IoT y la digitalización. Desde el punto de vista del mercado, esto sucede al ofrecer nuevas soluciones digitales a los clientes. Desde la perspectiva operativa, las tecnologías digitales permiten reducir los tiempos de preparación, los costos de mano de obra, materiales y los tiempos de procesamiento, lo que resulta en una mayor productividad de los procesos de producción.

En Colombia, se están dando los primeros pasos de este reto en la creación de importantes políticas públicas sobre el tema, con el aumento de la inversión en materia de transformación digital y de los incentivos para ciencia, tecnología e innovación, así como la creación de un Centro para la Cuarta Revolución Industrial.

Dichos cambios pretenden invitar y captar la cooperación global para el desarrollo de principios y políticas que aceleren la aplicación de la ciencia y la tecnología en el ámbito global. Por lo que se convierten en espacios y escenarios que permiten discutir cuestiones éticas, valores y la regulación de las tecnologías, involucrando a las partes interesadas e incluyendo a los entes reguladores para desarrollar marcos normativos que puedan ser aplicados a las industrias y fronteras nacionales.

Pero, ¿cómo podemos desde las regiones prepararnos, aprovechar al máximo estas herramientas y contribuir a la transformación de industrias tradicionales en industrias 4.0? Una de las primeras barreras a derribar inicia por conocer más sobre las industrias 4.0, buscar empresas líderes, mentores y referentes que ya iniciaron ese camino y han dado pasos importantes hacia la apropiación en su cadena de valor de tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial (4RI), tales como Internet de las cosas (IoT), la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y big data.

El ritmo acelerado del cambio tecnológico, exige líderes innovadores capaces de entender los beneficios y los riesgos de estas trasformaciones, pero sobre todo que puedan apropiarse de este conocimiento en un contexto industrial para lograr productos y servicios que agreguen valor a la sociedad, contribuyan a la competitividad de las organizaciones y aporten al crecimiento de puestos de trabajo de una sociedad cambiante.

El Foro Económico Mundial presenta las diferentes tecnologías que a lo largo de los años han implementado las industrias, lo cual supone que, en un futuro cercano, los empleadores estarán transformando su fuerza laboral hacia personas con habilidades para el manejo de las tecnologías en sus procesos productivos y en su cadena de valor.

Proyección de uso de tecnologías en las industrias a 2020

Fuente: The Future of Jobs Report 2018, Foro Económico Mundial.

Por otra parte, de acuerdo con el informe “The future of jobs”, en 2022 las principales competencias o habilidades demandadas para desempeñar los trabajos cambiarán drásticamente. Se evidencia una disminución en la demanda de habilidades manuales y capacidades físicas, lo contrario que ocurre con el aumento por conocimientos relacionados con el pensamiento analítico, la innovación y estrategias de aprendizaje.

Las habilidades humanas como la creatividad, el pensamiento crítico, la persuasión y la negociación, mantendrán o aumentarán su valor, al igual que la resiliencia, la resolución de problemas y la flexibilidad. En la tabla a continuación se describen dichas habilidades.

Comparativo de demanda de habilidades, 2018 vs 2022

Actualmente, 2018 En aumento, 2022 Disminuyendo, 2022
Pensamiento analítico e innovación Pensamiento analítico e innovación Destrezas manuales, resistencia y precisión
Resolución de problemas

 

Aprendizaje activo y estratégico Habilidades verbales, auditivas y espaciales
Pensamiento crítico Creatividad, originalidad e iniciativa Gestión de las finanzas
Aprendizaje activo y estratégico Diseño tecnológico y programación Instalación y mantenimiento tecnológico
Inteligencia emocional Pensamiento crítico Gestión de personal
Razonamiento Resolución de problemas Control de calidad y de seguridad
Liderazgo Liderazgo Gestión del tiempo y coordinación
Gestión del tiempo y coordinación Inteligencia emocional Uso, monitoreo y control de la tecnología
Creatividad, originalidad e iniciativa Razonamiento Habilidades visuales y discursivas

Fuente: The Future of Jobs Report 2018, Foro Económico Mundial.

Varios estudios, también demuestran como el uso de tecnologías de la 4RI, darán a los nuevos líderes las posibilidades de ser flexibles ante el cambio y ser certeros en el momento de la toma de decisiones y resolución de problemas, generando un mayor impacto en la economía y en la sostenibilidad de las organizaciones.

Así que empecemos por aprender un poco sobre las tecnologías que mejor se ajusten al contexto de nuestra organizaciones y regiones, partiendo del hecho que estas son diversas, y nuestros productos o servicios tienen la necesidad de implementar no solo una sino varias tecnologías para lograr la automatización y un continuo modelo de gestión tecnológica de los procesos.

Como punto de partida, se puede iniciar por aquellas que son transversales como: el Internet de las cosas (IoT), la Inteligencia Artificial, Cloud computing, BigData y Blockchaing.

Por último, quiero invitarles a apropiarse de estas tecnologías, seleccionar aquellas que mejor se ajusten al contexto de sus organizaciones y de la industria para dar un salto hacia las acciones que les permitan transformarse dentro de la industria de la 4RI.

César Augusto Herrera S  

Gerente HSEC Innovation y Presidente ASONAP HSE

cesar.herrera@hsecinnovation.com



¿Qué opinas de esto?