Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Colombia está preparada para el turismo?

Por: Mercy Osorio Almanza


Opinión. El pasado jueves 27 de septiembre se celebró el Día Mundial del Turismo (DMT), una fecha establecida por la Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo con el propósito de concienciar a la sociedad sobre la importancia de fortalecer el sector.

Esta celebración es una oportunidad para revisar la hoja de ruta que marcará el Plan Sectorial de Turismo para el nuevo Gobierno, que, según el viceministro de Turismo, Juan Pablo Franky, consta de siete frentes en los que se destacan: la gestión integral de destinos, promoción de una oferta turística de talla mundial, educación productiva, emprendimiento y productividad, fortalecimiento de la infraestructura, promoción efectiva y consolidación del turismo interno.

Para cumplir este desafío, es importante trabajar de manera organizada y estratégica en la formalización del sector, ya que durante los últimos 10 años Colombia se ha promocionado como el segundo país más biodiverso a nivel mundial, generando unas expectativas altas frente a la vitrina turística que en la actualidad no se están desarrollando con rigurosidad.

El turismo como movimiento cultural y social.

El sector no solo está sufriendo barreras de tipo estructural, sino también, la ausencia de estrategias para que todos los actores del sistema estén alineados a una sola conversación que permita posicionar mensajes claves referentes a esta rama en los distintos públicos de interés.

Estamos en un buen momento para que en Colombia hablemos de comunicación y cultura para el turismo desde una narrativa integral que además de dialogar sobre  la competitividad en las cadenas productivas como eje del desarrollo local, nos permita promover una ciudadanía comprometida con la vivencia de los valores asociados al servicio, la humanización y a la excelencia, comportamientos éticos que deben regir la forma en la actúan no sólo los habitantes, también, las organizaciones privadas y públicas que componen este ecosistema.

Es innegociable que mientras Colombia busca ser potencia turística se ultraje el respeto al visitante, que no haya una regulación robusta frente a los abusos tarifarios del transporte aéreo y terrestre, que no se tomen medidas oportunas de cara a las quejas de los consumidores, no haya educación sobre los derechos de los usuarios y no existan garantías para la seguridad de los visitantes.

Si realmente queremos trabajar enfocados en un solo propósito, es necesario priorizar el componente humano como el activo más valioso para lograr posicionarnos como uno de los mejores destinos turísticos del mundo y vivenciar al interior del país una cultura enfocada al servicio humanizado que permita proyectar a los ciudadanos como los mejores anfitriones.

Por dichas razones conviene afianzar la voluntad política y social para construir un modelo innovador en turismo que gestione el conocimiento de la gente sobre  el territorio, fortalezca la identidad cultural y brinde acompañamiento permanente al gremio de empresarios y emprendedores para que ofrezcan experiencias únicas y de valor a los viajeros locales y extranjeros.



¿Qué opinas de esto?