Cinco aspectos para repotenciar tu perfil profesional en la cuarentena

Por Ph.D César Augusto Herrera S


Las crisis, las guerras, los desastres y las epidemias han sido aceleradores o detonantes de cambios transcendentales en actividades humanas como el trabajo y las ocupaciones. Hoy, el brote del COVID-19 constituye un desafío para la salud global no sólo a nivel de los países, sino también para los empresarios, emprendedores y profesionales.

Ante la actual crisis de salud, las empresas intentan implementar soluciones de contingencia siguiendo la premisa de “tiempos desesperados requieren medidas desesperadas”, las cuales generan cambios radicales en el futuro del trabajo que marcan el inicio de una nueva era en las relaciones laborales para las empresas y profesionales que evolucionen. Esto además, crea nuevas oportunidades.

Si el profesional tradicional quiere convertirse en un profesional innovador y digital, deberá transformarse y repotenciarse en muchos aspectos de su profesión. No podemos dejar de visualizar nuestro futuro laboral y la manera de alcanzar nuestros propósitos y visión, dado que la inversión económica y el tiempo dispuesto han sido significativos.

Es el momento y el espacio ideal que esperábamos para dedicar el tiempo suficiente a fortalecer las armas más importantes que tenemos en tiempos de incertidumbre: nuestros conocimientos, habilidades, experiencias y pasión.

Por este motivo, comparto una serie de recomendaciones para repotenciar tu perfil profesional y así obtener mejores opciones al decidir emprender o conseguir un gran empleo en estos tiempos de crisis:

1. Revisa y organiza los conocimientos y experiencias

Durante varios años has acumulado múltiples conocimientos y experiencias de gran valor para las empresas y la sociedad. Hoy el mundo está paralizado y en los próximos días lo que creíamos normal, no será igual. Muchas situaciones cambiarán, nuestros trabajos se verán comprometidos, miles de empleos desaparecerán y no habrá profesión que se salve.

Por eso es necesario actuar con suprema urgencia, organizar y priorizar los conocimientos, dando relevancia a aquellos que se alinean a nuestra visión de futuro con el fin de equiparnos, refrescarlos y actualizarlos para estar mejor preparados al momento de competir en los nuevos retos y desafíos laborales.

La experiencia por su parte, debe llevarte a identificar qué conocimientos has podido llevar a la práctica y valorar incluso las actividades que, en ese marco, desarrollaste de manera voluntaria con un sentido de logro. La combinación de estas experiencias con el conocimiento, te darán las competencias necesarias en las cuales debes enfocarte para encontrar una nueva y mejor forma de servir en tiempos de crisis.

2. Amplía tus habilidades y competencias

Las organizaciones altamente competitivas requieren que estemos equipados y dotados “desde fábrica” con una serie de habilidades y competencias que den mayor valor a las organizaciones o emprendimientos que lideramos. Por eso es urgente ampliar nuestras habilidades técnicas y blandas. La razón es simple, suponen mayores posibilidades y oportunidades que nos vuelven más competitivos. Es el momento ideal de ampliarlas e incluso, fortalecerlas. Para ello, no hay una receta única ni mágica.

Quiero compartir una gran lección que le aprendí a un profesor del Doctorado de Innovación y Tecnología, a través de una poderosa pregunta que nos hizo: ¿cuáles son las nuevas habilidades que debo adquirir para ir a buscar las oportunidades que están esperándome? Este enfoque nos invita a conocer las tendencias, retos y exigencias de los mercados. La vigilancia tecnológica puede ser una buena herramienta para lograrlo.

Existen un sinnúmero de programas y cursos en línea, en especial en estos momentos en los que muchas reconocidas instituciones educativas los están ofreciendo de manera gratuita. Así mismo, diferentes profesionales y expertos están transmitiendo webinars o conferencias en línea. Acceder a estos recursos nos permitirá ampliar nuestras habilidades e ingresar en el mundo de los profesionales más demandados.

3. Comparte tus conocimientos y experiencias en plataformas digitales

Dada la importancia que han cobrado las plataformas digitales en la llamada era digital, debemos montarnos rápido en ese bus y usarlo para motivar, compartir contenidos y aportar valor a miles de interesados que buscan apropiarse del conocimiento y de experiencias de alto nivel.

Recuerda que con un solo clic puedes compartir información, contenidos y opinión a las diferentes comunidades virtuales, marcar tu presencia y mantener activa tu red de contactos. Pero no olvides enriquecer a tus contactos con conocimientos y experiencias de calidad desde un factor diferenciador, con el propósito de llegar a una audiencia más amplia.

Suena fácil, pero requiere planeación, preparación y aprender de los que saben. En esta aventura, debes aprender a tolerar la crítica, el rechazo y la frustración, porque lo harán sin compasión. Así son las redes sociales. No te molestes por las críticas, aprovéchalas para tu crecimiento y para mejorar la argumentación. Tampoco te decepciones si ni siquiera tus “amigos” le dan “like” a tus publicaciones, ten presente que tu objetivo es compartir contenidos de valor y, por último, pensar que no sirves para eso. Recuerda que se trata de un proceso, en la medida que lo hagas y te expongas será más sencillo. A continuación describo algunos ejemplos que puedes usar inmediatamente:

• Escribe temas de tu experticia en un medio de comunicación digital. La clave es la constancia.
• Graba tus propios podcasts. Hay múltiples aplicaciones que facilitan el proceso.
• Organiza tus propios webinar. Existen una cantidad de facilidades gratuitas, eso sí, con tiempo limitado. Lo esencial no es la cantidad de contenido que emites sino la calidad y emoción que puedas generar.
• Realiza tus charlas en vivo en las diferentes redes sociales.
• Elabora videos cortos con temas claves que deseas posicionar. Encuentra aplicaciones en las que puedas editar tus videos de forma sencilla.

Finalmente, escribe y comparte contenidos de valor, que reflejen tu forma de pensar, lo que te apasiona y atrae, sin perder de vista tu audiencia, la cual tiene que sentir que vale la pena seguir manteniéndote entre sus contactos. Conseguirlo favorecerá que tus publicaciones sean recomendadas y compartidas, y que tu perfil llegue a más personas. Aquí también aplica compartir y apoyar los contenidos que realizan tus colegas y amigos.

4. Únete a grupos y sigue a otras personas (Networking)

Vincúlate a diferentes grupos que tratan temas de interés, infórmate y participa activamente en las discusiones y mesas de trabajo virtuales. Amplía el Networking, pasa de lo presencial a lo virtual. No te limites a contactar personas que ya conoces, únete a distintas comunidades o sigue a líderes influyentes en tus redes sociales. LinkedIn es la red más efectiva en temas laborales.

Aunque no es suficiente tener a alguien en tu lista de contactos de email o en LinkedIn. Como lo argumenta Michel Page, una red efectiva requiere atención, mantenimiento y cuidado. Existen varias maneras de hacerlo, por ejemplo, puedes enviar información personalizada a tus contactos con base en sus intereses, ofrecer ayuda si te enteras que la necesitan, invitarlos a un café o a algún evento al que creas que les gustaría asistir.

Por último, no tengas miedo ni sientas vergüenza por pedir ayuda. Recuerda que una buena red de contactos se basa en la confianza y en la atención de ambas partes.

5. Crea tu plan personal de mejoramiento

¿Quieres aumentar las posibilidades de éxito en tu vida profesional y personal? Elabora tu propio plan personal de mejoramiento. En mi caso, lo llamo “Plan personal de seguridad”, porque está alineado con los temas de seguridad industrial. Desafortunadamente pocos tienen éxito cuando se trata de cumplir sus logros personales. Esto se debe a que, en ocasiones, no cuentan con un plan personal simple, sencillo y contundente.

Para empezar a construir dicho plan, puedes escribir en una lista los logros que deseas alcanzar sin ningún orden en particular. Alinéalos a tu propósito y visión, luego ponles fecha y pasa a la acción. Si deseas, apóyate de metodologías exitosas como SMART, que clasifica los objetivos en específicos, alcanzables, realistas y medibles en tiempo.

Tener un plan de mejora personal nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos, nuestras necesidades, expectativas y las estrategias que debemos seguir para llegar a nuestros resultados y metas. Es hora de aprender a autoliderarnos.

También es el momento de actualizar nuestro currículo. Una poderosa herramienta que nos abre puertas y nos pone en la mira de los cazatalentos. Es clave incluir todos esos nuevos conocimientos, experiencias y recomendaciones laborales y personales. Asegúrate de que tu perfil resulte atractivo. Si lo ves necesario, acude a expertos que te puedan ayudar con eso. Resalta los conocimientos y experiencias relevantes para tus objetivos profesionales, al igual que las habilidades que te caracterizan y las competencias que has desarrollado.

Esta columna no está escrita en piedra, te invito a compartir otros elementos que consideres necesarios a la hora de repotenciar nuestro perfil profesional.

Ph.D César Augusto Herrera S
Gerente General de HSEC Innovation
cesar.herrera@hsecinnovation.com



¿Qué opinas de esto?