Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Ciénaga de Oro: ¿entre reinas, piedras y picos de botellas?

Sofía Esteban de León, comunicadora social – periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, actualmente adelanta estudios de II semestre de especialización en Dirección para el Desarrollo de la Gestión Pública en la Universidad de Santander. Labora para el Senado de la República, como asesora del...


sofia-esteban-de-leon
Sofía Esteban de León, comunicadora social – periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, actualmente adelanta estudios de II semestre de especialización en Dirección para el Desarrollo de la Gestión Pública en la Universidad de Santander. Labora para el Senado de la República, como asesora del senador Daniel Cabrales Castillo, de la bancada Centro Democrático.

Opinión/ Por: Sofía Esteban de León. Uno de los graves problemas que afecta de manera negativa la calidad de vida en las ciudades es la falta de cultura ciudadana. En este sentido, Ciénaga de Oro no es la excepción, por el contrario, los que hemos tenido el privilegio de vivir durante años en este agradable municipio cordobés somos testigos del deterioro progresivo que presenta.

La cultura ciudadana comienza en el hogar, se construye en la familia, se desarrolla en las escuelas y se vive en la ciudad, que es equivalente a la gran familia, donde la sana convivencia exige reconocer hasta dónde llegan nuestros derechos y dónde comienzan los de los demás.

Definitivamente uno de los grandes problemas que tienen nuestros municipios pero en especial Ciénaga de Oro, es la falta de cultura ciudadana de sus habitantes, creo que nos falta sentido de pertenencia por el pueblo Orense.

La administración municipal debería contemplar, para la formulación de su plan de acción con miras a los próximos años, la ejecución de un trabajo muy serio y estructurado en este sentido. Muchas de nuestras dificultades como la contaminación por ruido, las basuras, la inseguridad y la convivencia ciudadana, podrían atenuarse con una muy buena dosis de cultura ciudadana.

Si yo tuviera voz y mando en mi pueblo, suspendería la tan esperada celebración de las fiestas en honor a los Santos Reyes que inicia con cabalgata y extensas tardes de corralejas – honor que no se le hace a los Reyes braveando improvisadamente el animal y desafiando a la muerte, entre el hombre, llámese mantero, banderillero o garrochero y el toro en medio de un redondel de madera, aunque algunos consideren que “el valor cultural y tradicional de las corralejas en estas poblaciones ganaderas es de grandes magnitudes”.

Simpáticas las candidatas, preparadas  cada una para su respuesta y representar su barrio. A ellas gracias por aceptar el reto, adornar las calles del pueblo y agradar con su espléndida sonrisa.

No olvidemos amigos orenses que la cultura ciudadana no se logra por decreto, y que la cultura ciudadana significa educación y se manifiesta en seguridad, bienestar y calidad de vida.



¿Qué opinas de esto?