Cero y van…

Por: William Mercado Echenique


Opinión. Esta semana se desarrolló un nuevo capítulo de la serie que han protagonizado MEDIMAS EPS y la Superintendencia Nacional de Salud, a raíz de una misiva enviada por diferentes entes de control, en la que pedían la intervención de esta aseguradora, con miras a su liquidación.

Lo que sucedió, no sorprendió a nadie. Pese a los problemas persistentes en cuanto a la prestación de servicios de salud a sus afiliados y al recurrente incumplimiento en los pagos a la red de prestadores que los atienden, la Superintendencia Nacional de Salud, decidió prorrogar por seis (6) meses más, la medida preventiva de vigilancia especial que los cobija.

Como siempre quedaron algunos compromisos, se dará inicio a una serie de actuaciones administrativas contra el representante legal y miembros de la junta directiva de MEDIMAS EPS. Se realizará la revocatoria parcial de funcionamiento en ocho (8) departamentos más, reduciendo nuevamente el radio de operación de esta. Se creará la Instancia de Seguimiento como un organismo de carácter transitorio, de la que harán parte la Superintendencia Nacional de Salud, el Ministerio de Salud y Protección Social, y el Ministerio Público. De igual forma se mantendrá la limitación de la capacidad para realizar nuevas afiliaciones y para aceptar traslados.

A todas luces esta es una operación que demanda grandes esfuerzos institucionales y el despliegue de una estructura administrativa que garantice el cumplimiento estricto de lo contemplado en materia de seguimiento y evaluación, para la posterior toma de decisiones. Honestamente, no sé si esta parafernalia valga la pena, cuando en cada una de las oportunidades en la que se han dado condiciones similares, el resultado no ha sido muy diferente.

Aunque la superintendencia nacional de salud ha mostrado firmeza en las decisiones que ha tomado frente a otras Empresas Administradoras de Planes de Beneficios, para el caso de MEDIMAS EPS, al parecer, nada ha cambiado, sigue operando con graves deficiencias y no sucede algo distinto a lo que se ha visto desde que empezó la más grande operación en salud que ha vivido el país en los últimos tiempos.

Independientemente de los cambios que se han visto en el funcionamiento de la Superintendencia Nacional de Salud, los resultados hasta el momento están muy lejos de influir en un cambio significativo en la operación del sistema de salud colombiano, y con lo sucedido con MEDIMAS EPS, se confirma una vez más que los intereses que priman en definitiva, no son los de los ciudadanos que viven día a día las falencias de un sistema colapsado.



¿Qué opinas de esto?