Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Autoridad policial vs mototaxtismo 

Por: William Mercado Echenique


Opinión. Muy bien se dice por ahí, que la realidad existe dependiendo del ángulo desde dónde se vea.  

Cuando se publican noticias, comentarios, videos o fotos en las redes sociales, hay que pensarlo dos veces, antes de tomar partido a favor de una posición u otra. 

Viendo el video que corre en la red social Twitter, en donde se observa a la autoridad policial, mientras le quita a un ciudadano, al parecer mototaxista, quien desesperado llora y a manera de ruego pide clemencia para que no se le lleven su moto, pues entre gritos dice que con eso mantiene y lleva el diario a su familia, es difícil no querer irse del lado de este, desvirtuando la labor policial y viéndola como descorazonada, si se quiere. 

Pero la discusión y la indignación que pudieran aparecer, no deben quedarse allí, pues hay que pensar en la problemática social que ha llevado a millones de personas a ejercer ocupaciones en el marco de la informalidad, enfrentándose diariamente a situaciones como la antes descrita y a tomar posiciones y decisiones, que ponen en riesgo su vida e integridad, ya sea por evadir a la autoridad o por enfrentarse a ella. 

Una de las razones más comunes para que alguien decida que su fuente de ingresos, sea a través del ejercicio del mototaxismo, es la escasez de fuentes de empleo formal, lo cual es menor o mayor, dependiendo de la ciudad del país en la que se presente, pues entre más pobre es la localidad o región, la insuficiencia laboral es más manifiesta, toda vez que son muy pocas las entidades en las que se puede tener acceso a un empleo digno. 

De otro lado encontramos la migración de un grupo importante de personas desde la ruralidad, hacia lo urbano, buscando mejores oportunidades que las que el campo y el agro les ofrecen.  

Cada vez existen menos campesinos, menos pobladores que ejerzan las labores del campo, y que sientan orgullo del papel primordial, que representan en la economía no solo de su región, si no del país. 

El poco impulso que se le da al emprendimiento, también hace parte de la multicausalidad que ha llevado a que este fenómeno social, se haya convertido en algo incontrolable.  

Pese a que este tema en particular hace parte de la agenda de gobierno, bajo los conceptos de la economía naranja y que se han planteado varias estrategias para sacarlo adelante y fortalecerlo, estás aún no se han materializado de manera tal que dejen ver su impacto en la realidad nacional, pues ni el desempleo, ni la venta de motos, ha disminuido. 

El escenario educativo, no puede dejarse de lado. Muchos de quienes subsisten gracias al mototaxismo, o no se sintieron motivados a terminar sus actividades escolares, o definitivamente no tuvieron acceso a una institución educativa, por miles de razones, que les garantizara las bases para seguir construyendo oportunidades a través de la formación profesional. 

Seguramente, dejo muchas razones por fuera, pero son estas las que considero más relevantes, y por las que debemos velar para que se definan con urgencia líneas de trabajo, con el fin de abordar este fenómeno de forma estructural, a ver si desde esta perspectiva se nos deja de exponer a dilemas diarios, como los planteados al inicio, y sentar posiciones que nos van cegando y haciéndonos olvidar del fondo, de lo que realmente importa, de eso que se debe atacar primordialmente. 

La autoridad policial también tiene funciones que ejercer, su deber es proteger a la ciudadanía y velar por una sana convivencia. Son seres humanos, tienen familias que mantener y personas que dependen del fruto de su trabajo, por lo que mientras no se evidencie un claro abuso de autoridad, lo mejor es no elegir bandos. 

Lo ideal es continuar construyendo municipios, ciudades y país, explorando soluciones y alternativas prácticas que sean el motor de los grandes cambios sociales que deben adelantarse para detener fenómenos sociales de tan inmensa magnitud. 



¿Qué opinas de esto?