Aprendamos sobre ciudades sostenibles

Por: Ana Joaquina Pérez López


Opinión. Pasar de decir que somos una ciudad sostenible a demostrarlo, requiere para Montería conocer los conceptos sobre desarrollo y sostenibilidad. La ciudad, ha avanzado en sus esfuerzos por mejorar nuestra cultura, enfocándose en lograr cambios de comportamientos y crecimiento desde la proactividad y productividad consciente; pero ¿qué más podemos hacer? es el propósito de este especial de 6 artículos que estaré publicando.

Sobre la propuesta de un mundo y ciudades sostenibles existen millones de discursos, por tanto, conocer algunos referentes que ilustran cómo son dichas ciudades es el punto de partida en este escrito. Así, dicho de forma sencilla, las Ciudades Sostenibles son las que crecen teniendo en cuenta la evaluación de los impactos que generan.

Además, una Ciudad Sostenible es la que rompe con el paradigma de crecimiento tradicional y se enfoca en el desarrollo sostenible (pues el concepto acostumbrado de desarrollo se refiere en su sentido estricto, a crecimiento económico), aprendiendo de los errores del pasado y valorando de forma sustancial las condiciones de los seres humanos y el medio ambiente. De hecho, según el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), en Latinoamérica existen aproximadamente 140 ciudades emergentes, que tienen como propósito cambiar las formas más antiguas de crecimiento, pues estas, han ocasionado crisis económicas, ambientales y sociales en el planeta.

Asimismo, es oportuno conocer la relación que existe entre los conceptos de desarrollo y sostenibilidad. La palabra “desarrollo” explicada desde lo simple, es el paso de un estado negativo a otro positivo, e implica avances en lo cultural, lo social y político; que dependen de los procesos de formación, reflexión, participación, apropiación y movilización presentes en los ecosistemas.

Por otra parte, los términos desarrollo y sostenibilidad comparten un objetivo en común, asegurar las necesidades relacionadas con el cuidado de la vida. Por tanto, la literatura que revisemos sobre “sostenibilidad”, incluye temas de desarrollo pues, ambos conceptos, abordan la revisión de los cambios (impactos) para la generación de las opciones que tenemos de protección y prolongación de los recursos.

Luego, habiéndoles expuesto sobre ciudades sostenibles, desarrollo y sostenibilidad, paso a contarles una razón personal por la cual considero que Montería debe saltar de decir que es una ciudad sostenible, a comprobar que lo es.

Montería ha sufrido un crecimiento disruptivo impulsado por coyunturas políticas que no son ajenas a la necesidad de un país, que ve a la costa como uno de los lugares más estratégicos para: el comercio, manejo de costos de transacción, e incluso explotación de recursos naturales etc. Las costas colombianas, son parte fundamental en la economía, pero, las prácticas de desarrollo dadas en ellas, (infraestructura, política, sistemas de salud, gestión ambiental, cultural etc.) no han sido formuladas bajo premisas de sostenibilidad, lo cual debemos reconocer y con lo que estamos en deuda si queremos tener “ciudades sostenibles”.

Personalmente, considero que hacer de la sostenibilidad una moda o etiqueta no es el deber ser; sino más bien generar procesos que muestren resultados y mejoras en la gestión económica, social, ambiental y de gobernanza en nuestro territorio, para lograr una ciudad sostenible.

Hablando de la casa (Córdoba y Montería), es necesario reconocer que las administraciones locales de los últimos 10 años se han enfocado en el crecimiento en infraestructura. Pero en términos de sostenibilidad, se requiere una mayor inversión en servicios básicos, desarrollo ambiental, rural, entre otros aspectos. En Montería, no puede pasar lo mismo que pasó en otros lugares del país en donde la explotación minero-energética dejó grandes afectaciones porque obviamos los procesos sostenibles y el enfoque integral de desarrollo.

A la fecha, en Montería tenemos lindas calles, lindos puentes, etc. pero nos urge mejoras en movilidad, el sistema general de alcantarillado, el agro sostenible, industria; acceso a educación de calidad, la salud al alcance de todos y el bienestar en general, son sectores que necesitan ser priorizados. En este sentido, para ser una “ciudad sostenible”, necesitamos abordar estos asuntos, proyectando sus resultados en el corto, mediano y largo plazo.

Los avances de la ciudad en los últimos años nos alientan en el tránsito hacia la sostenibilidad. Son cambios valiosos y de fácil percepción porque las propuestas de crecimiento de la ciudad están menos politizadas. Hoy, pensamos en una ciudad que no solo desea el abordaje inteligente de su crecimiento sino su impacto en el mundo, pero: ¿es suficiente lo que hemos logrado?; ¿Cuánto hemos avanzado y hacía donde nos dirigimos?; ¿Cómo va la articulación de la nueva administración, para la creación y despliegue de propuestas sólidas en materia de desarrollo sostenible?; ¿Cómo impactan las crisis mundiales en la formulación de los planes de desarrollo? Estos cuestionamientos y muchos más, quedan pendientes por resolver para seguir construyendo una ciudad y departamento sostenible.



¿Qué opinas de esto?