www.radio.larazon.co

El Año de Don José

“Sin Música la Vida es un Viaje por un Desierto” Pat Conroy Manuel Medrano ha sido Director y Productor de Radio por más de 35 años, ganador de cuatro premios de Periodismo Mariscal Sucre, cuatro Premios de periodismo de la Alcaldía de Sincelejo. Ha sido...


“Sin Música la Vida es un Viaje por un Desierto” Pat Conroy

Manuel Medrano ha sido Director y Productor de Radio por más de 35 años, ganador de cuatro premios de Periodismo Mariscal Sucre, cuatro Premios de periodismo de la Alcaldía de Sincelejo. Ha sido gerente de la emisora Todelar en Cartagena, de Radio Chacurí y Radio Caracolí en Sincelejo. Propuso la Creación de la Emisora Unisucre FM Estéreo a la Universidad de Sucre de la cual fue director durante 10 años.
Manuel Medrano ha sido Director y Productor de Radio por más de 35 años, ganador de cuatro premios de Periodismo Mariscal Sucre, cuatro Premios de periodismo de la Alcaldía de Sincelejo. Ha sido gerente de la emisora Todelar en Cartagena, de Radio Chacurí y Radio Caracolí en Sincelejo.
Propuso la Creación de la Emisora Unisucre FM Estéreo a la Universidad de Sucre de la cual fue director durante 10 años.

“Esa pregunta me la hago yo mismo todos los días, la verdad es que sí, no sé qué diablos es la cumbia. Yo siento la cumbia, vivo a través de ella. Me da fuerza cuando estoy vencido y a veces hace que se me olvide que tengo hambre o sed” decía José Barros, el más prolífico compositor Colombiano, que fue interpretado por grandes cantantes como Charlie Figueroa, de Puerto Rico, quien se hizo famoso con doce boleros antillanos que le compuso, como Busco Tu Recuerdo, Como Tu Reías y No Me Culpes a mí, entre otros y María Dolores Pradera, Rocío Durcal de España y Rolando La Serie de Cuba.

El año pasado fue dedicado por el Ministerio de Cultura a José Barros, por cumplirse los 100 años de su natalicio, y transcurrió de una manera normal, sin mucho jolgorio ni aspaviento, tan solo se hizo el 20 de julio un concierto en Palmira, Valle, donde ocho interpretes entonaron sus canciones. Su capacidad poética lo llevó a transitar con éxito por los caminos de la música andina colombiana y la música tropical en la época de Rafael Escalona, Pacho Rada, Lucho Bermúdez, Ramón Ropaín, Alejo Duran, Pedro Lasa y Clímaco Sarmiento. A pesar de su empirismo sobresalió con luz propia, con canciones como La Piragua, que fue grabada, hasta en Francia por una orquesta sinfónica y Violencia, convirtiéndose en un compositor universal; compuso setecientas canciones y trescientas fueron grabadas con rotundo éxito.

Ahora cuando la televisión nacional se ha tornado frívola y vacía, y están novelando la vida de nuestros artistas populares, bien podría reivindicarse investigando la vida del maestro José Barros, quien desde los 17 años comenzó su trashumancia viajando a Medellín, donde compuso El Minero y después viajó a Cali, Panamá, Chile, Perú, Argentina, Brasil y México de donde fue deportado dos veces, allí conoció al maestro Agustín Lara.

José Barros se casó tres veces, su primera esposa fue Tulia Molano, con quien tuvo dos hijos, José y Sonia, mas tarde se unió con Amelia Caraballo y nacieron Alberto, Alfredo, Abel y Martha. Alberto es trombonista y arreglista y con Dora Manzano tuvo a Veruska y a Boris. Veruska se ha encargado de mantener viva la memoria de su padre fortaleciendo contra viento y marea el Festival de la Cumbia en el Banco del Magdalena que fue creado por el ilustre compositor.

Violencia/. Oigo un llanto/ que atraviesa el espacio/ para llegar a Dios/ es el llanto/ de los niños que sufren/, que lloran de dolor/ es el llanto/ de las mujeres que tiemblan/ con desesperación/, es el llanto, es el llanto de Dios, /Violencia maldita Violencia/ Porque Te Empeñas/ En Teñir De Sangre/ La Tierra De Dios/ Porque No Dejas/ Que En El Campo Nazca/ Nueva Floración/.

Esta canción en la interpretación de Gabriel Romero sigue teniendo vigencia a pesar de haber sido compuesta en el siglo pasado, y Pesares que fue compuesta en 1980 es una valiosa joya de la música andina.

José Barros vive en el recuerdo de varias generaciones porque no se limitó a un solo género, compuso cumbias, porros, merengues, pasillos, puyas, bambucos, paseos, tangos, boleros y rancheras. La RCA Víctor le entregó una vez 1200 dólares de regalías producto de la composición de dos tangos.

José Barros se nutrió de las vivencias pueblerinas por eso decía: “yo andaba por todas esas ciudades y pueblos con una guitarra vieja. En esas casitas de los mercados, las niñas de vidas bastante alegre, mis amigas, me daban dormida porque yo cantaba en las emisoras y les dedicaba mis canciones.

El más importante compositor de Colombia solo pudo estudiar hasta cuarto año de primaria, pero desde temprana edad comenzó a componer y su primera canción fue la Nena, después aprendió a tocar la guitarra, la cual se convirtió en su eterna compañía en todo su recorrido de andariego.

En 1935 llegó a Medellín y después de haber trabajado en una mina de Segovia Antioquia, participó en un concurso de la radio y resulto ganador con una composición suya fruto de su experiencia laboral, la composición se llama El Minero la cual fue grabada por Gabriel Romero, luego se fue a vivir a Cali y allí comenzó su gran recorrido internacional llegando hasta Méjico, sin pasaporte, donde fue deportado y a los cinco días retornó de nuevo al país Azteca teniendo la oportunidad de hacerse amigo del Gran Agustín Lara, quien lo consideraba el mejor compositor de América

La Piragua, una de sus canciones más emblemáticas, la empezó a escribir en 1940 y la terminó en 1967, esta joya de la música tropical colombiana cumplirá 50 años en el 2017.

Nelson Pinedo gran cantante colombiano que falleció recientemente en Caracas Venezuela, interpretó su música con el decano de los conjuntos cubanos, la gran Sonora Matancera

Canciones inolvidables del maestro José Barros que podemos destacar, las Pilanderas, Navidad Negra, Alegre Pescador, El Chupaflor, El Vaquero y la Llorona Loca…

*Ilustración de Portada: Tomada de EL TIEMPO



¿Qué opinas de esto?