Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Adormecer a una sociedad es fácil

Por: Marcos Velásquez. 


Opinión. Adormecer a una sociedad es fácil. Basta con darle conectividad sin costo aparente, plantear una comunicación que simula ser objetiva porque aporta un matiz crítico en su forma, cuando lo único que está haciendo es transmitiendo una noticia tal y como el establecimiento necesita que se dé a conocer. 

La conectividad permite que todos, o casi todos, estén interactuando en la red. No precisamente leyendo información base, que es gratuita e instructiva, sino atentos a los acontecimientos que suceden en las redes sociales en las cuales están inscritos por voluntad, sin cuestionarse si están en ese mundo virtual alienados dándole like a una serie de contenidos que surgen “espontáneamente”, para distraerlos de las lógicas de lo real. 

Entonces surge lo real, que no es la realidad, pero contiene muchas realidades, porque lo real es lo inmodificable pero la realidad es lo que cada quien vive y cree que eso es lo único que existe, cuando solo está viviendo la porción de realidad que a él lo afecta y no lo que afecta a los otros, dado que una realidad siempre será subjetiva y lo real es lo que allí está, es y no dejará de ser. 

De este modo surge la reflexión de qué es de lo que se está hablando, si de un presidente que no es presidente pero sí lo es, o de un presidente que le dijo otro presidente que no tiene el carácter para gobernar una nación, que en nuestro léxico callejero sería o falta de berraquera para echar a andar a un país o falta de cojones para asumir un liderazgo más allá de los hilos con que el marionetista manipula la marioneta. 

Pero en Colombia no se piensa así. Aquí ya hay exceso de take it easy, sobre todo, del easy, dado que lo fácil es otra forma de adormecer a una sociedad. Un estudiante por ejemplo, no quiere leer, porque no entiende la lectura y si de matemáticas se trata, pues simple, que le pongan en el parcial el mismo ejercicio que se resolvió en la clase o que estaba en el libro resuelto. Anorexia mental que vaticinó Lacan. 

Con los costos de vida, todo el mundo trabaja, trabaja, trabaja, aunque no le alcanza, pero eso no se puede decir porque el statu quo demanda guardar las apariencias antes que descomponer la imagen que se tiene ante una sociedad cada vez más fría, excluyente, intolerante y egoísta. 

No estamos enterados, estamos informados, por eso casi todo el tiempo hablamos de lo que pasa sin tener presente que se perdió la costumbre de indagar sobre por qué pasa lo que pasa.  

Así, aquí no va a pasar lo que pasa en Venezuela, pero hay personas que quieren votar por el otro para ver si así esto cambia, y sobre todo, para ver si se acaba la corrupción, como si los otros no fueran humanos también ávidos de poder y riqueza. 

Pero claro, lo de la hija del funcionario de la DIAN impactó más por el color, dado que si tuviera otro sería menos visible en las redes sociales donde los agraciados son emprendedores, a pesar de ser hijos de expresidentes en el mismo país. 

Y cómo no, esto no es periodismo porque es crítico y no se mencionan nombres, a pesar de que la autocensura en un país como el nuestro es necesaria si quieres seguir viviendo en él, a no ser que estés protegido en el momento por el grupo que manda y cuando te lee consciente que lo que dices es así porque no hablas de ellos sino de sus enemigos.  

Adormecer a una sociedad es fácil cuando el sentido crítico no se inculca, cuando un periodista como Egon Erwin Kisch (1885-1948), si no se conoce es porque no lo vimos en la U, y si no se lee es porque era comunista, cuando lo que hizo fue defender al mundo a través de su escritura del totalitarismo nazi, sorprendiéndose a sí mismo de que “Nada es más asombroso que la verdad”. 



¿Qué opinas de esto?