Tenían signos de tortura los jóvenes que la Policía de Sucre presentó como abatidos

Las revelaciones del dictamen avivan las denuncias de los familiares de las víctimas de que se trató de un falso positivo.


Redacción. Macabros detalles reveló el dictamen de Medicina Legal en el cual se reportan signos de tortura en los cadáveres de los tres jóvenes del corregimiento el Chochó, zona rural de Sincelejo, Sucre, que fueron capturados vivos y después presentados como abatidos por la Policía.

Las revelaciones del dictamen avivan las denuncias de los familiares de las víctimas, que señalan a la Policía de Sucre de haber asesinado a los tres jóvenes y estar delante de un nuevo caso de falsos positivos.

Por este repudiable hecho ya rodaron cabezas en la Policía de este departamento, el más reciente fue el relevo del coronel Carlos Andrés Correa Rodríguez, quien comandaba esa unidad policial.

Lea también  Expresidente Santos visita Ucrania analizando soluciones de paz por guerra contra Rusia

Los jóvenes José Carlos Arévalo, Carlos Alberto Ibáñez y Jesús David Díaz, practicaban deportes extremos en dicho corregimiento, zona rural de Sincelejo, en hechos confusos uno de ellos fue herido de bala por la Policía, los tres fueron capturados con vida y horas después llevados muertos a una clínica.

Hay pruebas documentales donde se observa a los tres jóvenes con vida alegando con los policías que los detuvieron y extrañamente aparecieron con tiros de gracia y señales de tortura.

“En donde haya presuntamente un policía comprometido debe caer todo el peso de la ley lo más rápido posible, la Fiscalía General de la Nación avanza en la investigación y sé que de manera oportuna los presuntos responsables serán capturados y se les aplicará todo el peso de la ley”, advirtió el general Jorge Luis Vargas Valencia.

Lea también  Tarifa de gas subiría de $30.000 a $150.000 en estratos 1 y 2 si no se perfora: Naturgas

La histórica clínica de al menos uno de los tres jóvenes, indica que llegó al centro asistencial con heridas de proyectil con arma de fuego en el cráneo, tórax, región dorsal y miembros superiores.



Join the Conversation

Join the Conversation