Puesto en servicio el Túnel de La Línea luego de 11 años de construcción

El proyecto contó con estudios de impacto ambiental que permitieron minimizar las afectaciones sobre el entorno donde se desarrolló.


Redacción. Este viernes 4 de septiembre, el Gobierno Nacional inauguró la que es considerada como una de las obras de ingeniería más importantes del país. Se trata del túnel de La Línea, el más largo en modo carretero de América Latina y que hace parte del proyecto Cruce de la Cordillera Central.

El presidente de la República, Iván Duque, afirmó que “este túnel representa el triunfo más grande de nuestra ingeniería, es un proyecto que fue soñado hace más de 100 años y prácticamente hace menos de 20 años empezamos este proceso que fue muy exigente, que demandó el trabajo de muchas personas que con una gran mística sacaron adelante esta iniciativa”.

Durante su intervención, el primer mandatario agradeció a los obreros que formaron parte de esta obra, al tiempo en que aseguró que este momento se convierte en un hito histórico para el país.

Lea también  COVID-19 en Colombia: 7.927 nuevos casos y 186 fallecidos

La importancia de la obra radica en la prometedora optimización de la conectividad vial entre el suroccidente y el centro del país, pues supone una relevante reducción del tiempo, aumento de la velocidad del viaje y otros beneficios.

Para su construcción fue necesaria una inversión de 1 billón de pesos, logrando hacer realidad una obra referente en procesos de ingeniería, que abarca 8,65 kilómetros que atraviesan la Cordillera Central, entre los departamentos de Tolima y Quindío.

Es de mencionar que este proyecto fue idealizado hace un siglo y su construcción ameritó del trabajo de cientos de personas durante al menos 15 años. Sin embargo, su materialización estuvo frenada debido a escándalos de corrupción y otros problemas contractuales.

La obra que hoy es una realidad para el país mantiene las expectativas sobre los resultados que promete, pues a través de sus 8,65 kilómetros de largo, ubicados a 2.400 metros sobre el nivel del mar, el túnel de La Línea plantea una aceleración de la velocidad promedio del cruce de la Cordillera en un 230%.

Lea también  Disidencias de Farc podrían estar detrás de masacre en Buenos Aires, Cauca

A ello se adiciona su concepción como una vía estratégica para impulsar la competitividad y economía de Colombia, reduciendo los costos y el tramo en 21 kilómetros, en el recorrido que se hace desde la capital del país, hasta el puerto que despacha más de la mitad de las exportaciones, en Buenaventura, sin mencionar la conexión con las también ciudades capitales de Cali y Armenia.

“El túnel de la Línea es una de las mega obras más anheladas por el sector de transporte de carga, que contribuirá significativamente a la logística y la competitividad del país y que además mejorará las condiciones de trabajo a miles de conductores de vehículos de carga que van desde el sur occidente hasta el centro del país, porque les va a facilitar el cruce de la Cordillera Central al poder hacerlo de manera más eficiente y cómoda”, señaló la presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga y la Logística, Colfecar, Nidia Hernández Jiménez.

Lea también  COVID-19 en Colombia: 6.678 nuevos casos y 169 fallecidos

El túnel de La Línea, proyecto liderado por el Instituto Nacional de Vías, comenzó a materializarse en agosto de 2009, sin embargo, las labores pararon desde noviembre de 2016, durante dos años avanzó a ritmos muy bajos, según expertos, a 0,7 kilómetros por año.

Finalmente, en diciembre de 2018, fueron aprobados los recursos para reactivar y garantizar su terminación. Para el año 2019 las labores fueron reanudadas, se incorporaron los presupuestos, se aprobaron las licitaciones y se inició la ejecución de contratos. El pasado 8 de febrero del presente año se culminaron las obras civiles.

El proyecto contó, además, con estudios de impacto ambiental que permitieron minimizar las afectaciones sobre el entorno donde se desarrolló.



¿Qué opinas de esto?