ONU condenó atentado contra el padre de la vicepresidenta Francia Márquez

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó el atentado contra Sigifredo Márquez, padre de la vicepresidenta Francia Márquez.
4 semanas atrás

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó el atentado ocurrido el pasado domingo 16 de junio contra Sigifredo Márquez, padre de la vicepresidenta Francia Márquez, en la vía que comunica Timba (Cauca) con el corregimiento de Robles, zona rural de Jamundí (Valle del Cauca).

En un comunicado, la ONU expresó su preocupación por los altos niveles de violencia que enfrenta la población colombiana, incluyendo el reciente ataque contra el familiar de la alta funcionaria del Gobierno, así como otros hechos violentos registrados en Jamundí, Suárez, Cajibío, Madrigal-Policarpa, y casos de reclutamiento forzado y homicidios de líderes y defensores de derechos humanos en diversas regiones.

Puedes leer:  Nueva reforma a la salud: clínicas y hospitales piden a Petro un 'salvavidas' financiero

“Estamos muy preocupados por el nivel de violencia que vive la población en Colombia, incluyendo el atentado de ayer contra el padre de la Vicepresidenta”, afirmó Juliette De Rivero, representante en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

La entidad reiteró su llamado al Estado colombiano para trabajar en la recuperación de la gobernabilidad y la protección de los derechos humanos, implementando la política de seguridad humana adoptada por el Gobierno y acompañándola de una estrategia de desmantelamiento de estructuras criminales.

Asimismo, la ONU consideró que los diálogos de paz deben tener como objetivo la protección de la población civil, el fortalecimiento de la presencia estatal, frenar la violencia y la expansión de grupos armados, y lograr la garantía de los derechos humanos.

Puedes leer:  Desde el Congreso rechazan propuesta de ‘fast trak’ del Gobierno

Finalmente, instó a los actores armados no estatales a respetar los derechos humanos de toda la población civil, incluyendo mujeres, niñas, niños y adolescentes menores de 18 años.