Los retos y desafíos en materia económica del Gobierno en 2023

Es esperado que las tasas de interés comiencen a ceder y la inflación se estabilice a finales del primer trimestre de 2023.


Montería. La administración del presidente Gustavo Petro enfrentará importantes retos económicos en el año 2023, luego de haber despejado la ruta financiera en 2022 con las aprobaciones de la Ley de Presupuesto y la reforma tributaria.

Según Henry Amorocho, profesor de Hacienda Pública y Presupuesto de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, el compromiso constitucional del gobierno es mantener la sostenibilidad fiscal y el crecimiento de la economía.

Para lograr la sostenibilidad fiscal, Amorocho señala que es necesario que el Estado inicie diálogos para evitar la volatilidad y la especulación del dólar, lo cual se logrará mediante la coordinación entre el Banco de la República y el Gobierno Nacional en cuanto a las metas monetarias y fiscales.

Es esperado que las tasas de interés comiencen a ceder y la inflación se estabilice a finales del primer trimestre de 2023.

Además, el Banco de la República debe demostrar su capacidad para controlar la devaluación especulativa de la tasa de cambio, que perjudica la actividad productiva y la demanda agregada de los colombianos.

Lea también  "Si estuviera en mis manos, yo la removería del cargo": Belizza Ruiz sobre minminas

En cuanto al crecimiento económico, Amorocho menciona que, a pesar de los estimativos más bajos del Banco de la República, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE y el Banco Mundial, es necesario tener una clara ruta de inversiones públicas para evitar que el crecimiento económico caiga por debajo del 2,8% en 2023.

Para lograrlo, se espera que el Estado fortalezca el sector agrícola y la manufactura con subsidios a los fertilizantes y arancel cero para insumos agropecuarios, además de una política integral de apoyo a las exportaciones menores.

El análisis de Henry Amorocho sobre los retos y desafíos económicos y fiscales de 2022-2023 destaca la incertidumbre y especulación que se ha generado en el mercado cambiario luego de la aprobación de la reforma tributaria y el debate polémico que ha rodeado su socialización.

Según Amorocho, esto ha sido agravado por las declaraciones de algunos grupos empresariales que han generado confusión y componentes emocionales en el escenario económico nacional y en los mercados internacionales.

Lea también  Presionaron a jueces para que no liberaran a jóvenes de la 'primera línea': Petro

El gobierno ha intentado apaciguar la crisis del sector minero-energético y ha enviado señales amables, aunque no contundentes, sobre la suspensión o no de la realización de nuevos contratos de exploración y explotación de petróleo.

Esto ha contribuido a la volatilidad del dólar, que ha transitado por sucesivas jornadas de subidas y bajadas, y se espera que siga fluctuando hasta alcanzar un comportamiento cercano a los $4750 a finales de diciembre de 2022.

Crecimiento económico

El crecimiento económico en Colombia está perdiendo dinámica, según el análisis de Henry Amorocho. Aunque el crecimiento del 7% en el tercer trimestre del año es alentador, el consumo comienza a rezagarse debido a un aumento continuo de la tasa de interés que se traduce en una desaceleración del crecimiento, tal como se registró en agosto con un comportamiento del 9% y en septiembre del 4.2%.

Lea también  Fedegán negó que el sector ganadero tenga relación con las ‘narco vacas’

El descenso en el consumo de los hogares, que cayó en un 2,2% nominal, es una de las consecuencias de enfrentar la inflación de manera constante, con tasas de interés y sin acciones que fomenten la producción en los distintos sectores de la economía colombiana. Además, el consumo también ha sido afectado por la inflación, la devaluación y la disminución de la demanda de crédito.

Según Amorocho, si se logra una activa y adecuada ejecución del presupuesto y de la política pública del Estado, se espera un crecimiento económico cercano al 7% a finales de 2022, una tasa de interés cercana al 12.3%, una inflación del 12.5%, una tasa de cambio cercana a los $4.750, un crecimiento proyectado de 2.8% con inflación del 7% para 2023 y una disminución del déficit fiscal cercana al 5% del PIB sin fondo de combustibles.