Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los 5 ‘pecados’ del presidente Juan Manuel Santos con el sector rural

Durante la Semana Mayor los campesinos del país orarán para que el jefe de Estado les preste más atención en temas como la restitución de tierras, TLC, Pactos, Censo Agropecuario y reparación de víctimas. Para lograr ese propóstio, CONtexto Ganadero enumeró los 5 ‘pecados’ que...


Durante la Semana Mayor los campesinos del país orarán para que el jefe de Estado les preste más atención en temas como la restitución de tierras, TLC, Pactos, Censo Agropecuario y reparación de víctimas.

Para lograr ese propóstio, CONtexto Ganadero enumeró los 5 ‘pecados’ que el Gobierno del actual presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, ha cometido con el sector agropecuario del país.

Fallas en la restitución de tierras, demoras en los cumplimientos del Pacto Nacional Agropecuario, inconsistencias en la realización del Censo Nacional Agropecuarios y firmas de Tratados de Libre Comercio, TLC, sin pensar en las consecuencias para el sector productivo son los tropiezos del jefe de Estado.

¿Censo politizado?

La realización de la encuesta agropecuaria, la cual no se hacía en el país desde hace 43 años, llamó la atención de diferentes personalidades de la vida pública, quienes han asegurado que el Censo Nacional Agropecuario, llevado a cabo en 2014, podría verse politizado por las elecciones presidenciales que se vivirán en mayo próximo.

José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, asegura que aunque es necesario elaborar el censo, puesto que el sector necesita tener una radiografía de las dinámicas productivas del campo no es conveniente hacerlo en año electoral.

El “riesgo electoral” puede cobrar un precio alto con un censo malogrado o dejarnos con estadísticas de hace 42 años. Necesitamos reconocer que no es viable un censo agropecuario este año, cuando en el país se juega la primera y segunda vuelta presidencial”, añade Lafaurie Rivera.

Paros: crisis latente

El año 2013 estuvo marcado por diferentes movilizaciones campesinos que salieron a las calles para exigirle al Gobierno Nacional prontas soluciones ante la crisis que atraviesa la ruralidad colombiana desde hace décadas.

A raíz de estos paros agropecuarios, el Estado firmó un Pacto con los labriegos en el cual se anotarían las peticiones del campo y se darían soluciones concretas para frenar el declive económico.

De acuerdo con César Pachón Achury, vocero del movimiento Dignidades Agropecuarias de Colombia, de este Pacto no se ha cumplido un “solo punto”, por el contrario, cada día se ven más falencias en el sector.

“La actitud del Gobierno Nacional demuestra una vez más la falta de compromiso con los acuerdos firmados a raíz del Paro Nacional Agropecuario. Pareciera que al presidente Santos solo le preocupa cumplir con el mal llamado Pacto Agrario y con la megaminería, los cuales no avalamos, puesto que no representan una solución real a la problemática de fondo de más de doce millones de campesinos”, asevera Pachón Achury.

TLC, abismo del sector

Los diferentes acuerdos comerciales que el país ha suscrito con diversas economías comienzan a mostrar sus estragos en el sector, el cual ha sido excluido de varios Tratados de Libre Comercio, TLC, por determinación de uno o ambos países negociadores, lo que genera a simple vista una desventaja para los productores colombianos al no tener presencia en el exterior.

Saúl Pineda Hoyos, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas, CEPEC, de la Universidad del Rosario, explica que en el sector agropecuario el impacto de los acuerdos comerciales era previsible desde años atrás.

“Por poner un ejemplo, en productos como el trigo, la cebada y el maíz, desde la década de los noventa ya eran evidentes los problemas de oferta. La ausencia de políticas de largo plazo para el campo colombiano mantiene al sector en su postración, lo que explica la falta de preparación de varios sectores para enfrentar la competencia internacional”, añade Pineda Hoyos.

Para Pineda Hoyos queda la duda si los TLC ayudarán al pequeño campesino agropecuario, más que todo, por la falta de apoyo del Estado.

Óscar Triviño Gil, presidente de la Asociación de Ganaderos del Altiplano Cundiboyacense y Occidente de Boyacá, Asogaboy, dice que con la entrada en vigencia del Tradados de Libre Comercio con la Unión Europea, el sector ganadero del país, en especial el lácteo, quedará en la “banca rota”.

“Con el anunció del acuerdo comercial con la Unión Europea nos entrarán más contingentes de leche en polvo y de derivados lácteos, lo que terminará de inundar nuestro mercado”, añade Triviño Gil.

Restitución de tierras, con cifras paupérrima

El Observatorio de Restitución y Regulación de Derechos de Propiedad Agraria, conformado por varias universidades del país y encabezado por el docente Francisco Gutiérrez, señala que “la restitución de tierras, tal como está diseñada, no puede cumplir en 10 años la meta trazada en la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras del Gobierno Nacional”.

Y aunque se pensaba que esa afirmación era desalentadora, el panorama actual del programa bandera del Gobierno Santos es desolador, debido a que en la actualidad tan solo se ha restituido el 1,7 % de las solicitudes.

Jorge Enrique Robledo, senador del Polo Democrático Alternativo, asegura que desde su partido político se votó en contra de la Ley de restitución, al argumentar que el proyecto tiene falencias.

“En este Gobierno se está demostrando que peor sí es posible, no hemos llegado a 450 restituciones. Ese es el 0.1%. Yo quisiera que haya restitución, pero es mediocre el avance. El 80% de esas 450 restituciones no son restituciones, porque ese 80% no ha tenido opositores. Esto es un saneamiento de títulos”, expresa Robledo.

Víctimas sin ayuda del Gobierno

De acuerdo con cifras entregadas por la Unidad para la Atención y Reparación Integral de Víctimas, a cargo de Paula Gaviria, el total de personas afectadas por el conflicto armado en el país se eleva a 6 millones 231 mil, de las cuales apenas 360 mil han sido indemnizadas.

Además de las cifras poco alentadoras el Presidente Santos dijo recientemente en medios de comunicación que desde el Gobierno Nacional se están haciendo ajustes institucionales para ejecutar el programa a cabalidad.

“El Estado no tiene capacidad para atender a todas las víctimas al mismo tiempo”, precisa el mandatario.

De esta forma queda entrevisto que la gestión del Jefe de Estado, Juan Manuel Santos, para aliviar la crisis que vive el campo colombiano desde hace muchas décadas, se quedó en programas y acciones sin ejecutar, lo aseguran diferentes representantes del sector rural.



¿Qué opinas de esto?