Estatua de Belalcázar, derribada por indígenas Misak en Popayán, volverá a su sitio

Los hechos sucedieron al finalizar una protesta en la que los indígenas de esta comunidad rechazaban el asesinato de líderes.


Redacción. El alcalde de Popayán, Juan Carlos López, manifestó que la estatua del conquistador y fundador de la ciudad, Sebastián de Belalcázar, volverá al sitio en el que ha estado desde el año 1940, luego de que sea sometida a labores de restauración.

El primer mandatario también lamentó los hechos ocurridos en las últimas horas en el sector del Morro de Tulcán, donde un grupo de indígenas de la Etnia Misak derribaron la estatua como acto de reivindicación cultural.

López aprovechó para enviar un mensaje a la ciudadanía para que los hechos de violencia sean rechazados.

“La violencia no tiene cabida y estamos trabajando por una cultura de tolerancia. Este es un monumento que tiene un carácter del orden cultural y desde ese punto de vista la decisión de la administración es restaurar y volver a instalar la estatua”, señaló.

Lea también  Recomendaciones ante aumento de lluvias en el país

Es de recordar que los hechos sucedieron al finalizar una protesta en la que los indígenas de esta comunidad rechazaban el asesinato de líderes.

Al llegar al Morro de Tulcán, sitio donde se ubicaba la estatua, un grupo de nativos subieron al lugar y apoyándose con sogas, lanzaron la figura que rinde tributo al conquistador español al suelo.

Por su parte el comandante de la Policía Metropolitana de Popayán, coronel Nelson Díaz, admitió que hubo fallas en prever lo que podría pasar tras la protesta.

“Hay una información muy importante que tenemos, un material como videos con los que se buscar esclarecer los hechos”, manifestó el coronel Díaz.

Lea también  ELN reconoce muerte de alias Uriel y dice que “continuarán su legado”

Del mismo modo, voceros de la Etnia Misak insisten en que el acto era una manera de derrotar un símbolo de la esclavitud y la violencia que han sufrido esos pueblos.



¿Qué opinas de esto?