Cierre de pasos fronterizos con Panamá no fue acordado, afirma director de Migración Colombia

El director de Migración Colombia, Carlos Fernando García, señaló que el reciente cierre de cuatro pasos fronterizos entre Colombia y Panamá el Darién no fue un acuerdo entre los dos países.
2 semanas atrás
Foto: @SenadoGovCo

El director de Migración Colombia, Carlos Fernando García, declaró que el reciente cierre de cuatro pasos fronterizos entre Colombia y Panamá en la región del Darién no fue un acuerdo entre los dos países.

En una entrevista con Noticias Caracol, García expresó que esta medida unilateral del gobierno panameño generaría serias consecuencias para las comunidades, y especialmente para los migrantes.

Según García, los pasos fronterizos de Turbo San Vicente y otros que conducen a San Vicente, en territorio panameño, han sido cerrados. Ante esta situación, los migrantes que atraviesan la peligrosa selva del Darién solo pueden ingresar a Panamá a través de los poblados de Playita, Yaviza o Puerto Quimba, también en suelo panameño.

Puedes leer:  Persiste brecha de pobreza entre zonas urbanas y rurales en Colombia: 10.6 puntos de diferencia

El director de Migración Colombia señaló que las autoridades de ambos países se reunirán próximamente para definir cuál será el paso fronterizo acordado entre Colombia y Panamá. Enfatizó que si no existe un acuerdo, el paso informal de los migrantes seguirá poniendo en riesgo sus vidas.

“Nos vamos a reunir precisamente para definir cuál es el paso primero que todo que se va a establecer finalmente entre Colombia y Panamá porque tiene que ser acordado. Si no es acordado, va a seguir el paso informal de la gente y los gobiernos no pueden obligar a que la gente pase por cualquier lado, poniendo en peligro su vida”, precisó.

Puedes leer:  Cese al fuego se mantiene con bloques "Gentil Duarte", "Jorge Suárez Briceño" y frente "Raúl Reyes"

El reciente cierre de pasos fronterizos en la región del Darién evidencia la complejidad de la crisis migratoria que afecta a la región desde hace años. Mientras los gobiernos de Colombia y Panamá buscan soluciones, las comunidades locales se ven cada vez más afectadas.