Antioquia lleva más de dos mil desplazados, en lo que va de 2021

Además del conflicto armado, deben luchar con la explotación de recursos naturales y otras problemáticas.


Entre Murindó, Ituango, Cáceres y Peque, completan un total de 2.022 pobladores desplazados por la violencia, afectados por no saber si podrán regresar a sus tierras en algún momento.

Las disidencias de las Farc, el ELN, Los Caparros y el Clan del Golfo tienen a los campesinos y a las comunidades indígenas de estos cuatro municipios en medio de un conflicto donde no tienen nada que ver, pero que se han visto obligados a abandonar sus territorios durante los primeros meses del año.

Por su parte, el subdirector de la fundación paz y reconciliación, Ariel Ávila, afirmó que el incremento del precio de la pasta base para la cocaína ha empeorado el conflicto armado que traerá como consecuencia la extinción de diferentes poblaciones.

Lea también  ‘Nunca se ha dado instrucción alguna de desacelerar la vacunación’: MinSalud

“No hay un sistema de protección colectiva. Los grupos armados se encienden contra los grupos indígenas, la guardia indígena está brutalmente amenazada” afirma Ávila.

El exalcalde de Ituango, Hernán Álvarez, asegura que “el municipio es muy importante para los grupos armados porque, para comunicarse entre Urabá y Bajo Cauca, necesariamente se tiene que pasar por Ituango; también la comunicación con el sur de Córdoba y hacia el occidente de Antioquia se hace por la localidad”.

Ariel Ávila señaló que al conflicto armado y al desplazamiento se le debe sumar la emergencia ambiental que sufren estos municipios por la explotación de los recursos naturales y la desaparición de culturas ancestrales que no cuentan con los recursos económicos suficientes.

Lea también  Canciller pide a ONU considerar disidencias como incumplimiento a acuerdo de paz


Join the Conversation

Join the Conversation