Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Protestas masivas en Turquía por el atentado que dejó casi 100 muertos

Miles de personas protestan este martes en Turquía por segundo día consecutivo, con huelgas, manifestaciones y la suspensión de clases en colegios y universidades, contra el doble atentado suicida del sábado en Ankara que causó una masacre de casi 100 personas, en una multitudinaria manifestación...


Miles de personas protestan este martes en Turquía por segundo día consecutivo, con huelgas, manifestaciones y la suspensión de clases en colegios y universidades, contra el doble atentado suicida del sábado en Ankara que causó una masacre de casi 100 personas, en una multitudinaria manifestación por la paz.

Los mismos organizadores de ese evento pacífico y democrático convocaron una huelga de dos días, el lunes y el martes.

Hoy numerosos funcionarios públicos dejaron de trabajar, estudiantes universitarios boicotearon las clases y la gente se reunió para protestar contra el ataque que mató a más de cien personas.

Otras acciones de protesta tienen lugar incluso en sectores de la población que no se adherían al paro laboral.

“Mi sindicato no ha convocado huelga, por lo que no puedo hacerla, así que he ido al trabajo. Pero he explicado a mis alumnos que no vamos a dar clase, y nos hemos quedado en silencio”, indicó a la Agencia Efe una profesora de un colegio público.

La participación más alta en la huelga ha sido hasta ahora la de un sindicato del sector de transporte que perdió catorce miembros en el atentado.

Más de veinte mil personas se congregaron este martes en la plaza Basmane de la ciudad de Esmirna, en el oeste del país, y gritaron consignas que responsabilizaban del ataque al Gobierno y al presidente del país, Recep Tayyip Erdogan.

En Estambul, la Policía ha obstaculizado hoy el acceso a los barcos de transporte público para impedir a algunos grupos acudir a una marcha de protesta convocada por los sindicatos y la oficina del gobernador de la ciudad ha anunciado que no se permitirán esas acciones por razones de seguridad.

“Uno no quiere decir nada tras tal masacre, pero la participación en la huelga y las protestas está siendo mucho más alta de lo esperado”, dijo Mehmet Soganci, presidente del Colegio de Ingenieros y Arquitectos, una de las entidades organizadoras de la marcha pacífica del pasado día 10.

“Cada funeral se convierte en una gran protesta. Pero si recuerdo que se perdieron más de cien vidas, siento como si todo esto careciera de sentido”, comentó.

Atentado está ligado a células del EI

La Policía turca considera a los grupos yihadistas vinculados al Estado Islámico (EI) como principales sospechosos en el doble atentado suicida que el sábado causó al menos 97 muertos en una concentración pacifista en Ankara, según confirmó el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

“Investigamos al Estado Islámico de forma prioritaria. Nos hemos acercado mucho a un nombre. Este nombre indica una organización”, dijo Davutoglu a la emisora turca NTV, sin aclarar más detalles, argumentando el peligro de alertar a posibles “células durmientes”.

“Estas células durmientes podrían esconderse, podrían afeitarse la barba y cambiar de modo de vida”, advirtió.

Más allá de la escasa información oficial, varios periódicos turcos adelantaron que las pesquisas se centran en la red de seguidores del Estado Islámico radicada en la provincia suroriental de Adiyaman.

El diario Hürriyet afirma que la Policía ha distribuido a las comisarías las fotografías y nombres de 16 hombres, a los que se les supone intención de convertirse en “bombas humanas”.

Los investigadores estarían recogiendo muestras de ADN de los familiares de estas 16 personas para compararlas con los restos de los dos autores del atentado suicida de Ankara. La conexión yihadista parece evidente, dadas las similitudes del atentado de Ankara con la masacre de Suruç, donde un islamista radical se inmoló el 20 de julio pasado, matando a 33 activistas de la izquierda prokurda.

Coinciden tanto el explosivo utilizado, una carga de 10 kilos de TNT, como la técnica de reforzar la bomba con bolas de rodamiento de acero que funcionan como metralla.

El autor del ataque

Las autoridades están seguras de que el terrorista de Suruç fue Seyh Abdurrahman Alagöz, un joven turco que se había entrenado con el Estado Islámico en Siria.

El método de fabricación de su bomba coincide con las técnicas utilizadas por el EI.

El joven había sido captado por su hermano mayor, Yunus Emre Alagöz, cabecilla de una red de yihadistas conocida como “Los tejedores”.

Yunus Emre Alagöz viajó en 2013 a Siria y a Arabia Saudí y a su regreso fundó en Adiyaman una “tetería islámica”, donde adoctrinaba a yihadistas, hasta que la policía clausuró el local debido a las quejas de numerosas familias que veían cómo sus hijos se convertían en extremistas.

De este círculo salió, según las autoridades, Orhan Gönder, condenado por causar la muerte a cuatro personas al colocar una bomba en un mitin del partido de la izquierda prokurda, el 5 de junio, a dos días de las elecciones generales turcas.



¿Qué opinas de esto?

¿Qué opinas de esto?