Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Papa Francisco: Gira por Asia y millonaria concentración en Filipinas

PRENSA LATINA Manila. El Papa Francisco abandonó hoy a esta capital, tras una gira de una semana por Asia que incluyó visitas a Sri Lanka y Filipinas con un récord en ésta última de seis millones de congregados en una misa. Con sus 78 años...


PRENSA LATINA

Manila. El Papa Francisco abandonó hoy a esta capital, tras una gira de una semana por Asia que incluyó visitas a Sri Lanka y Filipinas con un récord en ésta última de seis millones de congregados en una misa.

Con sus 78 años de edad, Jorge Bergoglio dio muestras de una fuerte salud al desplazarse ante multitudes filipinas que casi impedían el paso de la caravana religiosa.

Pese al despliegue de extremas medidas de seguridad, el Papa saludó y conversó con congregados a uno y otro lado de las vías por las que avanzó el visitante.

El clímax del recorrido tuvo lugar durante la misa dominical en el parque capitalino Rizal, donde reunió a unos seis millones de feligreses que enfrentaron la inclemencia de la lluvia y el viento.

“Filipinas es el principal país católico de Asia. Los filipinos están llamados a ser misioneros de la fe en Asia”, apuntó el Papa ante una multitud.

Jorge Bergoglio emitió llamamientos favorables a los valores de la familia tradicional y dio un impulso hacia una sociedad filipina más coherente con la ética cristiana, según el vocero del Vaticano, Federico Lombardi.

Durante una misa en Taboclán, el sumo pontífice se solidarizó con los sobrevivientes del supertifón Haiyan (Yolanda) que en noviembre de 2013 causó más de siete mil muertos y desaparecidos y aun continúan siendo notorios sus destrozos.

En Sri Lanka, país de mayoría budista con solo siete por ciento de católicos, Francisco exhortó a la buena cohabitación y respeto interreligioso cuando declaró que el derecho a la libertad de expresión no autoriza a “insultar” o burlarse de la fe del prójimo.

La visita del Papa a Filipinas la caracterizó un despliegue extremo de medidas de seguridad con muros de cemento, redes metálicas y unos 50 mil uniformados.

Los servicios filipinos tomaron en cuenta que en 1995, Juan Pablo II corrió el riesgo de un atentado descubierto pocos días antes de su llegada, mientras que en 1970 Pablo VI resultó herido por un agresor disfrazado de sacerdote.

Antes de la misa que marcó nueva marca de congregados, el papa Francisco se reunió con jóvenes de la Universidad Santo Tomás, en la cual echó a un lado el discurso que llevaba, cuando una niña de la calle, de 12 años, le preguntó entre lágrimas “por qué Dios permite estas cosas”.

A ella y a otros menores sin amparo familiar los acogió la asociación no gubernamental Tulay Kabataan, que administra una casa para niños abandonados que por sorpresa el Papa visitó el jueves en su primer día en Filipinas.

Jorge Mario Bergoglio abandonó el programa cuando apuntó que la niña hizo la única pregunta carente de respuesta y exhortó al auditorio a preguntarse si aprendieron a llorar cuando ven un menor con hambre, abusado, drogado y usado por una sociedad como esclavo.