OMS y algunos gobiernos ponen en duda la vacuna rusa contra la COVID-19

Por su parte el gobierno estadounidense informó que para diciembre tendrían su propio fármaco.


Redacción. Tras el anuncio del presidente de Rusia, Vladimir Putin, sobre el registro de la primera vacuna contra la COVID-19, la Organización Mundial de la Salud y algunos gobiernos, han cuestionado la rapidez con la que se desarrolló el medicamento, cuestionando su efectividad.

Para la OMS el hallazgo del fármaco es significativo en la lucha contra la pandemia, sin embargo, advirtieron que la vacuna debe cumplir con los trámites de precalificación y revisión, al igual de los demás medicamentos desarrollados en otros países.

Uno de los cuestionamientos más duros hechos por la organización, detallan la rapidez con la que se desarrolló el antídoto.

“En ocasiones, hay investigadores que dicen haber encontrado algo, lo que -por supuesto- es una buena noticia como tal. Pero entre descubrir una clave para quizá conseguir una vacuna que funcione y haber pasado por todas las etapas hay una gran diferencia”, dijo en una rueda de prensa Christian Lindmeier, portavoz de la OMS.

Por otra parte, Tarik Jasarevic, funcionario de la organización, advirtió que “Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad”.

Una de las reacciones más esperadas tras el anuncio de Putin, fue la del gobierno estadounidense, pues en las últimas horas el secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar, minimizó la noticia sobre el registro de la vacuna rusa y aseguró que para diciembre se contará con un medicamento propio.

“Lo importante no es ser el primero en tener una vacuna, sino que sea segura y efectiva”, señaló.
“Necesitamos datos transparentes, tienen que ser datos de fase 3 que demuestren que la vacuna es segura y efectiva y eso es lo que el presidente Trump está haciendo con seis vacunas en desarrollo”, agregó.

Por su parte, el gobierno colombiano reaccionó al avance científico que supone el fármaco ruso, pues el vicecanciller, Francisco Echeverri, confirmó que están dialogando con el embajador en Rusia, aunque no desconoce el escepticismo que ha generado la vacuna.

“Esta vacuna la han llamado Sputnik 5, un poco en referencia directa a lo que enviaron los soviéticos en su momento de 1957, y tiene una carga política muy grande y estamos haciendo las verificaciones del caso para las comprobaciones que sean necesarias que tendrán que hacer las autoridades de salud en el país y la OMS, pero seguiremos pendientes y en diálogo con nuestro embajador en Rusia”, señaló Echeverri.

Según lo informado por el vicecanciller, luego de obtener toda la información por parte de la embajada de Colombia en Rusia, esta será transmitida a las autoridades sanitarias para efectos de comprobaciones científicas.



¿Qué opinas de esto?