Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Más de 300 mil desplazados por violencia en Yemen

Prensa Latina | Más de 300 mil personas abandonaron sus casas en Yemen por la escalada de violencia de las últimas semanas en ese país, donde el conflicto agrava la crisis humanitaria, advirtió hoy Naciones Unidas. Según el portavoz adjunto del Secretario General de la...


Prensa Latina | Más de 300 mil personas abandonaron sus casas en Yemen por la escalada de violencia de las últimas semanas en ese país, donde el conflicto agrava la crisis humanitaria, advirtió hoy Naciones Unidas.

Según el portavoz adjunto del Secretario General de la ONU, Farhan Haq, las gobernaciones de Hajjah, Al Dhale’e y Abyan están entre las de mayor cifra de refugiados, a partir de los combates, y los bombardeos aéreos, artilleros y navales de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita.

En el último mes, aumentaron los enfrentamientos ante el avance del movimiento chiita Ansar Allah de la tribu huti y militares aliados, hasta controlar sectores estratégicos de la nación de la Península Arábiga, y el intento foráneo y de tropas leales al exiliado presidente Abd Rabbo Mansour Hadi de detenerlos.

Haq citó en declaraciones a la prensa acreditada aquí reportes de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, los cuales reflejan la gravedad de la situación que sufre la población civil.

Dos de los principales centros de asistencia médica de Yemen presentan interrupciones en los servicios a la población, un hospital en la sureña ciudad de Adén y otro en la noroccidental de Haradh, como resultado de la escalada del conflicto, precisó.

En Adén, “militantes entraron en la instalación y comenzaron a disparar, provocando el pánico de galenos y pacientes”, dijo el portavoz.

Respecto al hospital de Haradh, el único de la zona que permanecía operacional, los sistemáticos bombardeos aéreos y con artillería lo convirtieron en un lugar casi desierto, pese a su capacidad de atender a 150 mil personas.

Haq recordó que todos los actores de la crisis están obligados por las leyes internacionales humanitarias a respetar la vida de los civiles y a diferenciarlos de los combatientes.

Además de la salud, otros sectores clave muestran severas afectaciones, como los servicios de agua potable y el transporte público, agregó.

En la capital Sanaa, las plantas procesadoras del preciado líquido cerraron por falta de combustible, un escenario similar al del transporte.

Otra área severamente golpeada por la crisis es la alimentaria, con un estimado de 12 millones de yemenitas necesitados de comida.

De acuerdo con Haq, desde el 15 de abril, agencias de la ONU y socios humanitarios han entregado alimentos a medio millón de personas, ayuda también en riesgo por la carencia de combustible.

La víspera, el enviado saliente de Naciones Unidas para Yemen, Jamal Benomar, presentó su último informe al Consejo de Seguridad sobre la situación en el terreno.

El mediador, quien renunció este mes al cargo, insistió en que solo las negociaciones de paz entre yemenitas, libres de injerencia extranjera, pueden detener el conflicto y llevar al país por la senda de la transición pacífica.

Benomar criticó al Consejo “por no actuar con la energía necesaria para poner fin a los choques armados y restaurar la transición”.



¿Qué opinas de esto?