La ONU pide contención en las protestas del Líbano y resolver la crisis política

EFE | La coordinadora especial de la ONU para el Líbano, Sigrid Kaag, instó hoy a todas las partes a “ejercer la máxima contención” durante las protestas por la crisis de la basura, que se han saldado en dos días con cientos de heridos. En un comunicado, Kaag afirmó que es necesario proteger los derechos de los ciudadanos y abordar sus demandas de servicios básicos y de un funcionamiento efectivo del Gobierno. Sin embargo, subrayó también su preocupación por la...


EFE | La coordinadora especial de la ONU para el Líbano, Sigrid Kaag, instó hoy a todas las partes a “ejercer la máxima contención” durante las protestas por la crisis de la basura, que se han saldado en dos días con cientos de heridos.

En un comunicado, Kaag afirmó que es necesario proteger los derechos de los ciudadanos y abordar sus demandas de servicios básicos y de un funcionamiento efectivo del Gobierno.

Sin embargo, subrayó también su preocupación por la violencia y la destrucción de bienes públicos por parte de algunas personas tras las manifestaciones de ayer.

Kaag expresó su pesar por los heridos y por el fallecimiento de una persona, aunque fuentes policiales negaron a Efe que los disturbios hayan dejado un muerto.

La responsable de la ONU mostró asimismo su apoyo a los esfuerzos del primer ministro libanés, Tamam Salam, para promover el consenso político e instó a los dirigentes a tomar “medidas efectivas y urgentes”

“Los líderes del Líbano deben actuar en beneficio de sus nacionales, en especial en este momento crítico. El país no puede continuar estancado y con una crisis política interna que daña la economía, socava el nivel de los servicios básicos y, en última instancia, erosiona su estabilidad y seguridad”, agregó.

El Gobierno libanés está paralizado debido a las divergencias entre las fuerzas políticas, lo que impide tomar decisiones sobre el problema de la basura o de los cortes de electricidad.

Esas disensiones políticas también han provocado un bloqueo en el Parlamento y que la jefatura del Estado lleve vacante desde el 25 de mayo de 2014.

El conflicto social de los residuos comenzó tras el cierre del vertedero de Naame, el pasado 17 de julio, y el fin del contrato con la sociedad Sukleen, encargada de recoger la basura.

La policía ha utilizado gases lacrimógenos, cañones de agua y bombas de sonido para dispersar a los manifestantes, lo que ha sido criticado por algunas organizaciones como Human Rights Watch.



¿Qué opinas de esto?