Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Estado Islámico se atribuye ataque en Afganistán que dejó 61 muertos

A través de la agencia Amaq, vinculada al grupo yihadista, el autodenominado Estado Islámico se atribuyó el ataque suicida perpetrado en las últimas horas en Kabul (Afganistán), que dejó hasta el momento, 61 muertos y más de 200 heridos, durante una manifestación de la minoría...


A través de la agencia Amaq, vinculada al grupo yihadista, el autodenominado Estado Islámico se atribuyó el ataque suicida perpetrado en las últimas horas en Kabul (Afganistán), que dejó hasta el momento, 61 muertos y más de 200 heridos, durante una manifestación de la minoría étnica hazara, de la rama islámica chií.

“Dos combatientes del EI detonaron cinturones con explosivos en una concentración de chiíes en la zona de Dehmazang, en Kabul”, reveló el mensaje.

Esto después que los talibanes negaron cualquier implicación en el atentado.

Zabaiullah Mujahid, uno de los portavoces de los talibanes, condenó a través de su cuenta oficial en Twitter “cualquier ataque que cause división y discriminación entre la gente y la religión. Es algo que beneficia al enemigo”.

A su vez, el portavoz del Ministerio de Salud Pública de Afganistán, Ismail Kawusi, confirmó a la Agencia EFE que al menos murieron 61 personas y 207 resultaron heridas.

El presidente afgano, Ashraf Gani, aseguró en un comunicado que entre los fallecidos y heridos se encuentran “miembros de las fuerzas de seguridad y defensa”, y afirmó que “los terroristas entraron entre los manifestantes y llevaron a cabo las explosiones”.

El ataque se produjo durante una manifestación de miles de afganos, la mayoría hazaras, que protestaba contra un proyecto eléctrico del Gobierno y discurría pacíficamente entre fuertes medidas de seguridad, que impidieron que la marcha se acercara al palacio presidencial.

El ataque fue hecho por tres sujetos, pero sólo uno de ellos activó el cinturón de explosivos.

El presidente Gani, organizaciones como Amnistía Internacional, la embajada de Estados Unido en Kabul y la misión Apoyo Decidido de la OTAN en Afganistán condenaron la acción.

La comunidad hazara de Afganistán,  país predominante suní en el que los chiíes representan el 9 % de la población, ha sido objeto de diversos secuestros en grupo y asesinatos sectarios por parte de los talibanes y otros grupos insurgentes como el EI en los últimos años.

Con información de Agencia EFE.



¿Qué opinas de esto?