Crisis de Oriente Medio y África en debate general de Naciones Unidas

Las intervenciones de Siria, Yemen, Israel, Sierra Leona y Liberia generan hoy expectativas en la Asamblea General de la ONU por la gravedad de conflictos y crisis que afectan al Oriente Medio y África. El país levantino ha sufrido en los últimos cuatro años una agresión de extremistas y mercenarios armados y financiados desde el exterior para derrocar al presidente Bashar al Assad, en sintonía con el cambio de régimen promovido por occidente y sus aliados árabes contra Damasco. Además,...


Las intervenciones de Siria, Yemen, Israel, Sierra Leona y Liberia generan hoy expectativas en la Asamblea General de la ONU por la gravedad de conflictos y crisis que afectan al Oriente Medio y África.

El país levantino ha sufrido en los últimos cuatro años una agresión de extremistas y mercenarios armados y financiados desde el exterior para derrocar al presidente Bashar al Assad, en sintonía con el cambio de régimen promovido por occidente y sus aliados árabes contra Damasco.

Además, zonas del territorio sirio son bombardeadas por Estados Unidos, en la reciente cruzada anunciada por Barack Obama para neutralizar a los fundamentalistas sunitas del Estado Islámico, un grupo que lleva tiempo operando en la azotada nación.

En este contexto, se espera que el orador sirio en la quinta jornada del debate general de la Asamblea denuncie el doble rasero en materia de combate al terrorismo empleado contra su país, y la violación del derecho internacional y la soberanía representada por las incursiones del Pentágono sin el consentimiento del gobierno de al Assad.

Por su parte, Yemen vive un complejo escenario, marcado por enfrentamientos en la capital Sanaa entre sunitas y chiítas del clan Houthi, que con base en el norte han lanzado una ofensiva y reclaman el cese de la discriminación por la rama del Islam mayoritaria a nivel nacional.

La víspera siguieron los combates y se produjo un mortal atentado con coche bomba, pese a la firma de un acuerdo de cese de hostilidades, negociado por la ONU.

En el foro intervendrá el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien como es tradicional en los discursos de Tel Aviv aquí, manifestará una voluntad de paz con Palestina bien alejada de los ataques a su vecino, el bloqueo a la Franja de Gaza y la colonización mediante asentamientos de territorios ocupados.

Jefes de Estado o de Gobierno de los cinco continentes han exigido en las sesiones previas del debate una solución a décadas de diferendo, la cual pasa por la salida de los dos estados conviviendo en paz y seguridad y el cese de la ocupación y la colonización sionistas.

Fresca en la memoria de la comunidad internacional está la agresión de julio y agosto a la Franja de Gaza, donde bombardeos y ataques terrestres israelíes provocaron más de dos mil muertos y 10 mil heridos, la inmensa mayoría civiles.

Respecto a los discursos de los delegados de Liberia y Sierra Leona, con seguridad estarán centrados en la epidemia de ébola que ha dejado unos tres mil muertos y el doble de casos en África occidental.

Reconocimientos a la campaña mundial lanzada por Naciones Unidas para responder a la crisis y el pedido de una urgente materialización de la asistencia prometida deben marcar las presentaciones.

La jornada, la penúltima del debate general del 69 Período de Sesiones de la Asamblea, también tendrá en el podio a mandatarios o enviados de Angola, Santa Sede (observador permanente no miembro de la ONU), Filipinas, Laos, Bahrein, Guinea Bissau, Nueva Zelanda e Irlanda.

Por Latinoamérica y el Caribe lo harán Uruguay, Paraguay, San Cristóbal y Nieves, Granada y San Vicente y las Granadinas.

El foro de la Asamblea General está dedicado al impulso a los objetivos del milenio y la preparación de la agenda post-2015 de desarrollo sostenible, que dará continuidad a las metas fijadas hace 14 años.

También destacan temas como el cambio climático, la paz mundial y la reforma a Naciones Unidas, en particular a su Consejo de Seguridad.