Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“No somos reacios al cambio, en las corralejas debemos erradicar determinadas prácticas”: Presidente de Asotoros

Montería. El pasado lunes terminaron las corralejas de San Carlos con dos muertos a cuestas. La primera víctima, identificada como Miguel Antonio Gómez de 40 años murió al ser cornado por un toro, en el primer día de fiestas. La segunda víctima, es John Carlos...


Montería. El pasado lunes terminaron las corralejas de San Carlos con dos muertos a cuestas. La primera víctima, identificada como Miguel Antonio Gómez de 40 años murió al ser cornado por un toro, en el primer día de fiestas.

La segunda víctima, es John Carlos Martínez Lozano, un hombre discapacitado a quien popularmente le decían “El Mocho”, porque le faltaba el brazo derecho, pero quien paradójicamente se ganaba la vida, arriesgándola, delante de un toro bravo.

En un departamento con vocación ganadera como Córdoba, las opiniones en torno a la prohibición de las fiestas en Corralejas, están dividas, unos las rechazan como es el caso del alcalde de Cereté, Francisco Padilla, y otros como Guillermo Preciado, presidente de Asotoros, las aprueban.

Guillermo Preciado, presidente de Asotoros.
Guillermo Preciado, presidente de Asotoros.

Según Preciado, las corralejas tiene un componente cultural arraigado a la idiosincrasia de los pueblos, por lo tanto prohibirlas iría en contra de la voluntad popular.

“Nosotros no podemos borra nuestro pasado histórico, las corralejas tienen un arraigo cultural de más de dos siglos, pero no es solo en el aspecto cultural, también en el económico ya que algunos devengan su sustento de este espectáculo”, sostuvo Preciado en diálogo con el programa Debates 7AM.

No obstante, reconoció que “es necesario erradicar determinadas prácticas si queremos seguir coexistiendo en una sociedad civilizada”, indicó.

Para el dirigente ganadero, se debe implementar el cerramiento perimetral a la plaza de toros, para controlar el ingreso de armas al redondel.

“Todas las actividades tienen riesgo, la tauromaquia sí que más, en el redondel se van a lidiar palomitas, a nadie se le obliga a entrar al redondel, no obstante, creemos que se deben morigerar estas situaciones”: Presidente de Asotoros.

De igual forma, expresó que debe haber un acompañamiento de la Policía, para identificar y expulsar de la plaza a las personas alicoradas y discapacitadas.

Con respecto a los cuestionamientos sobre maltrato animal, Preciado Lorduy defendió su argumento, manifestando que “En Asotoros hemos creado estatutos para controlar maltrato animal, para esos e estableció que máximo eran 2 banderillas por toro y 10 garrocheros en la plaza”.